Cargando...
Estás aquí:  Portada  >  Hemeroteca  >  Nacional  >  Aragón  >  Bajo Aragón  >  Alcañiz  >  Artículo actual

Hoy hace 83 años de “Los actos del domingo en Caspe”

   /  23/03/2010  /  Comentar

    Imprimir       Email

Hoy hace 83 años que lo publicaba La Vanguardia, fecha 23 de marzo de 1926

Domingo en Caspe:

EL GUADALOPE – AÑO X 28 MARZO 1926 NÚM 395-

En 1926, por Real Decreto de 5 de marzo, se crean las Confederaciones Hidrográficas con la denominación de Confederaciones Sindicales Hidrográficas, disponiendo su artículo 1 que “En todas las cuencas hidrográficas en que la Administración lo declare conveniente o en que lo solicite el 70%, por lo menos, de su riqueza agrícola e industrial, afectada por el aprovechamiento de sus aguas corrientes, se formará la Confederación Sindical Hidrográfica“.

 

La primera en constituirse, también por Real Decreto de la misma fecha, 5 de marzo de 1926, fue la Confederación Sindical Hidrográfica del Ebro, siendo su primer Director Técnico, D. Manuel Lorenzo Pardo, su gran impulsor.

Siendo Caspe la ciudad elegida por el Gobierno para el acto inaugural de su creación

“Los actos del domingo en Caspe”

 

“EL GUADALOPE” Fotos: Albareda 

edicion-del-martes-23-marzo-1926-pagina-23-001

-LA VANGUARDIA-

Edición del martes, 23 marzo 1926, página 23

El presidente del Consejo y tres ministros a Caspe y Alcañiz.

Zaragoza, 22

Ayer, a las siete y cuarto de la mañana, llegó a Zaragoza el marqués de Estella acompañado de los ministros de la Gobernación, Fomento y Gracia y Justicia.

Rindió honores una compañía del regimiento del Infante con bandera y música.

Después de saludar a las autoridades, el general Primo de Rivera revistó la compañía en unión del capitán general de la región, señor Perales Vallejo.

En el andén de la estación se habían congregado las autoridades, corporaciones, jefes y oficiales francos de servicio, personal de diversas dependencias y numeroso público que, tanto a la llegada como a la salida del tren, que conducía al presidente a Caspe, dieron vivas y aclamaron a los viajeros.

El recibimiento que se tributó al presidente y a los ministros a su llegada a Caspe, fue grande, echándose las campanas al vuelo y disparándose bombas y cohetes. Desde la estación se dirigieron, el marqués de Estella y sus acompañantes, a la iglesia, donde se celebró misa, en la que ofició el vicario capitular de la archidiócesis de Zaragoza, señor Pellicer.

Terminada la misa se dirigieron todos a la plaza del Ayuntamiento, reanudándose los vivas a España, al Rey, al general Primo de Rivera y al salvador de la patria.

En una tribuna levantada al efecto, tomaron asiento y el alcalde de Caspe, señor Tapia, pronunció un elocuente discurso dando la bienvenida al general Primo de Rivera y demás ilustres viajeros en nombre del vecindario de Caspe, que se mostraba agradecido por el honor que se le dispensaba.

El señor Azara leyó unas cuartillas alusivas al acto, y el delegado regio de la división Hidrológica del Ebro, señor Rocasolano, explicó elocuentemente el por qué del acto que se celebraba y el fin patriótico de la Confederación Hidrológica del Ebro. El ministro de Fomento, señor Benjumea, pronunció un elocuente discurso, siendo muy aplaudido.

Al levantarse el general Primo de Rivera fue ovacionado. El marqués de Estella habló acerca de la importancia del acto que se celebraba y del interés del gobierno en este proyecto, como se lo hizo presente a S. M. el Rey, por el aprovechamiento integral del Ebro beneficioso a muchas provincias, y, por lo tanto, a la nación, y dijo que por ello no lo abandonaría el gobierno, siendo por consiguiente una realidad y no una promesa. Dedicó frases sentidas a la ciudad histórica y hospitalaria de Caspe.

Terminado el discurso, el alcalde de Caspe, señor Tapia, entregó al General Primo de Rivera un artístico pergamino en el que consta el acuerdo del Ayuntamiento de Caspe nombrándole hijo adoptivo. Luego habló el alcalde de Tortosa, mostrando su adhesión al Rey y al gobierno.

Luego se celebró un banquete en el salón de actos del Ayuntamiento, y concluido éste salieron los comensales y expedicionarios con dirección a Alcañiz, formando una caravana de más de cien automóviles.

El marqués de Estella y sus acompañantes llegaron a Alcañiz a las tres y media de la tarde, siendo recibidos con aplausos y vítores. En la plaza principal se había levantado un altar, precediéndose acto seguido a la bendición de la bandera del somatén.

Hizo  la entrega de ella el presidente del Consejo, quien pronunció un patriótico discurso. Seguidamente hicieron uso de la palabra el ministro de Fomento y otros oradores, ensalzando los beneficios que habrá de reportar  tan magna obra a cargo de la Confederación Hidrológica del Ebro.

Todos los oradores fueron aclamados por el pueblo de Alcañiz, que acudió en masa a este acto.

Después fueron obsequiados por el Ayuntamiento con un lunch, y a las 18’45 emprendieron los ilustres viajeros el viaje de regreso hasta la estación en automóviles, donde tomaron el tren especial que los condujo a Zaragoza. En ésta fueron despedidos por las autoridades, corporaciones oficiales y particulares, saliendo en el tren correo de las 21’23 para Madrid .—Corresponsal.”

    Imprimir       Email

Gracias por elegirnos

  • ElGuadalope.Radio.(G180)

    logoElGuadalope.Es

    Con +2 millones de consultas

    ® T.N.C. 290.177

    www.elguadalope.es

    ©1917 ® 2009 EL GUADALOPE

    Con nuevos retos...

    EuroGlobalMedia
    WhatsApp
    Pincha y escucha... ElGuadalope.Radio.(G180)

    Actualidad, entrevistas, plenos y música 24h. 

  • Opinión lectores

  • Hemeroteca

Te podría gustar...

Parábolas vigentes

Leer Más →