Cargando...
Estás aquí:  Portada  >  Hemeroteca  >  Noticias  >  Opinión  >  Con firma propia  >  Artículo actual

JAQUE AL PAPA

   /  08/04/2010  /  Comentar

    Imprimir       Email

La feroz campaña contra Benedicto XVI, en base a determinadas conductas reprobables de clérigos pederastas, tiene como objetivo, no tanto que se haga justicia, sino ajustar cuentas con la Iglesia, única voz que se levanta en el mundo para refutar las arteras maquinaciones de quienes desde la ONU, sus organismos y conferencias, pretenden establecer una nueva ética mundial en la que el bien y el mal no sean valores permanentes y universales,  sino inventos de “los expertos” que han ido poniendo en circulación “nuevos derechos”, bajo eufemismos engañosos, que buscan, entre otras cosas, legalizar el aborto, la eutanasia y el placer sin límites, sustituir el sexo por el género, la familia por cualquier modelo de convivencia, difundir la  ecología como reducción de la población para “salvar el planeta”, etc. 

Benedicto XVI ha tenido el valor de señalar en su encíclica “Caritas in veritate” todas y cada una de las falacias que pretenden imponernos desde los altos organismos internacionales, a los que le habrá sido especialmente molesta la indicación del Papa de que deberían preguntarse  sobre la eficacia real de sus aparatos burocráticos y administrativos en orden al desarrollo de los pueblos, afirmando seguidamente que el destinatario de las ayudas resulta útil para quien lo ayuda y, así, los pobres sirven para mantener esos costosos organismos, que destinan a su propia conservación un porcentaje demasiado elevado de los recursos que deberían ser destinados al desarrollo. Por ello pide, tanto a estos organismos internacionales como a las organizaciones no gubernamentales, que rindan información sobre el destino de los recursos que reciban, con indicación expresa de lo que se destina a los programas de cooperación y a gastos de administración.

Sobre la ecología y el cambio climático, que parece ser la bandera de las influyentes minorías de “expertos” que controlan los altos organismos internacionales, el Papa afirma que la Iglesia tiene una responsabilidad respecto a la creación y la debe hacer valer en público. No solo debe defender la tierra, el agua y el aire como dones que pertenecen a todos, sino que debe proteger al hombre contra la destrucción de sí mismo, pues como subraya en otro lugar es contrario al verdadero desarrollo considerar la naturaleza como más importante que la persona humana misma.

Frente a la exitosa marcha de las minorías influyentes que pretenden construir el mundo a su antojo, la figura y la voz de Benedicto XVI, hablando como cabeza de la Iglesia y recordando que hay valores eternos e irrenunciables como la caridad y la verdad, representa un obstáculo a eliminar y han encontrado en la pederastia de algunos clérigos una munición utilizable. 

Lo más triste y lamentable es que haya quienes, diciéndose cristianos y dentro de la Iglesia, busquen notoriedad atizando la campaña en nombre de un estrafalario progresismo quiere imponer sus teorías sobre el celibato, la ordenación de mujeres o la democratización en la elección de obispos, incluso algún teólogo cuestiona la figura del Papa, sin duda por estar convencido de que el infalible es él. 

Pero la Iglesia fue fundada sobre la roca de Pedro por Jesucristo y estoy seguro de que resistirá todos los embates y saldrá purificada de cada una de las situaciones que tenga que enfrentar. 

Francisco Rodríguez Barragán

    Imprimir       Email

Gracias por elegirnos

  • ElGuadalope.Radio.(G180)

    logoElGuadalope.Es

    Con +2 millones de consultas

    ® T.N.C. 290.177

    www.elguadalope.es

    ©1917 ® 2009 EL GUADALOPE

    Con nuevos retos...

    EuroGlobalMedia
    WhatsApp
    Pincha y escucha... ElGuadalope.Radio.(G180)

    Actualidad, entrevistas, plenos y música 24h. 

  • Opinión lectores

  • Hemeroteca

Te podría gustar...

Si después de la muerte no hay nada ¿para qué amar al prójimo?

Leer Más →