Cargando...
Estás aquí:  Portada  >  Hemeroteca  >  Noticias  >  Opinión  >  Con firma propia  >  Artículo actual

LOS MAYORES

   /  04/05/2010  /  Comentar

    Imprimir       Email

El Boletín monográfico nº 7 del Instituto de Política Familiar está dedicado a los Mayores en España. Lo he leído con atención pues, aparte de aportar datos interesantes, me afecta como viejo, pues dedica su capítulo tres al Futuro de la Población Mayor y es interesante conocer lo que nos aguarda, aunque sea por vía de proyecciones estadísticas. 

El capítulo primero describe, como marco general, la situación de la Población Española hoy, que ha tenido un aumento notable de casi cuatro millones de personas en los últimos cinco años, crecimiento debido a la llegada de extranjeros y no al aumento de la natalidad de los españoles.

Señala que en la actualidad la esperanza de vida al nacer alcanza los 81 años, mientras que la esperanza de vida de los que tienen 65 años es de casi 20 años, es decir que llegarán a los 85. Uno de cada 6 españoles es hoy mayor de  65 años con casi ocho millones de personas y los mayores de 80 años superan ya los 2,2 millones de personas.

Aunque Italia, Alemania y Grecia tienen mayor proporción de personas mayores, es nuestro país el que está envejeciendo con más rapidez, convirtiéndose en una nación vieja con más mayores que jóvenes, con un déficit de natalidad creciente a pesar del aumento de población y de la inyección de natalidad de las madres extranjeras.

Hace en el capítulo dos un análisis de la población mayor por Comunidades Autónomas. Andalucía, Cataluña, Madrid y Valencia son las comunidades con mayor población de personas mayores, pero son Castilla y León, Galicia y Asturias las que tienen el porcentaje más alto de mayores.

El capítulo tres habla del futuro de la Población Mayor, que está creciendo de forma vertiginosa, con un crecimiento de más de un 60 por ciento respecto al resto de la población. Con las tendencias actuales para el año 2050 supone que la población española alcanzará más de 53 millones de personas de los que un tercio aproximadamente, 17 millones, serán mayores de 65 años y de ellos nada menos 6 millones serán mayores de 80 años. La pirámide de población estará absolutamente invertida. El sistema público de pensiones y protección social estará en riesgo de resultar insostenible.

Para los que somos mayores hoy, el año 2050 nos cae un poco lejos, pero no así para nuestros hijos y nuestros nietos que se podrán encontrar con una situación difícil. No obstante estas anticipaciones a largo plazo, basadas sólo en tendencias estadísticas,  en un mundo que se globaliza, sometido a crisis, migraciones y cambios de todas clases, pueden resultar erróneas. De todas maneras se está produciendo ante nuestros ojos un desequilibrio demográfico en el que aumenta la esperanza de vida de los mayores y disminuye la esperanza de vida de los niños concebidos y abortados o se propagan medidas anticonceptivas que están lastrando la natalidad de los países de Occidente.

En el capítulo cuatro se analizan las características de las personas mayores. El 41 por ciento viven en matrimonio, el 31 en casa de sus hijos o en su propia casa con ellos, el 22 por ciento viven solos y unos 300.000 mayores en residencias. A medida que avanza la edad y se ven afectados por discapacidad los mayores prefieren vivir con sus hijos. Los mayores se consideran viejos por el deterioro de su salud y no por su edad. El 25 por ciento de los mayores de 65 años tiene algún tipo de discapacidad. A la mitad de los mayores de 85 su discapacidad les impide realizar las tareas básicas diarias. La mayoría de los mayores con discapacidad no recibe ninguna ayuda o la recibe parcialmente de forma insuficiente e insatisfactoria.

Pero los mayores no sólo causan problemas sino que aportan su experiencia a la sociedad y ayudan a sus hijos o cuidan a sus nietos. Tienen una gran preocupación social y participan activamente en tareas de voluntariado, aunque “pasan” de la política partidaria y sindical. Los mayores en su mayoría se declaran religiosos.

La Protección social de los mayores ocupa el capítulo quinto. Es interesante conocer que el número de pensionistas es de 8,5 millones y que en los últimos diez años han aumentado en un millón. El importe medio de la pensión que estaba en el 1999 en 446€ ha pasado a 748€ en el 2009. Es un aumento considerable, por encima del crecimiento de la inflación, pero en términos de Producto Interior Bruto ha bajado del 10,1% en el 1995 al 8,9% en 2005. El gasto de las prestaciones españolas a la vejez (7,9% PIB) es muy inferior al 11% de la media europea. Esta falta de esfuerzo presupuestario provoca para las personas perceptoras de pensiones mínimas el riesgo de pobreza, que ha pasado del 15% en 1998 al 28% en 2008.

Las Conclusiones ocupan el capítulo 6 y recogen de forma sucinta lo que he ido destacando de los capítulos anteriores. Con respecto a la importancia de la familia señala que no existe una política de ayuda a las que cuidan a sus mayores. En la asistencia a los mayores discapacitados se limita a pedir mejores y mayores ayudas, aunque no indica el fracaso de la Ley de Asistencia y por último recalca el riesgo de pobreza que se ha duplicado en 10 años.

Francisco Rodríguez Barragán

    Imprimir       Email

Gracias por elegirnos

  • ElGuadalope.Radio.(G180)

    logoElGuadalope.Es

    Con +2 millones de consultas

    ® T.N.C. 290.177

    www.elguadalope.es

    ©1917 ® 2009 EL GUADALOPE

    Con nuevos retos...

    EuroGlobalMedia
    WhatsApp
    Pincha y escucha... ElGuadalope.Radio.(G180)

    Actualidad, entrevistas, plenos y música 24h. 

  • Opinión lectores

  • Hemeroteca

Te podría gustar...

Acciones de la FAF contra una periodista

Leer Más →