Cargando...
Estás aquí:  Portada  >  Hemeroteca  >  Asociaciones  >  Artículo actual

EL TESTAMENTO VITAL

   /  23/06/2010  /  Comentar

    Imprimir       Email

En el diario gratuito 20 minutos leí el otro día, destacado con grandes titulares en la primera página, que 3000 granadinos ya tienen testamento vital. Me parece bien que las personas muestren su voluntad anticipada respecto al trato que desean recibir cuando su proceso de enfermedad les acerque a la muerte. 

No sé las que habrán incluido la cláusula recomendada por la Asociación Federal Derecho a Morir Dignamente: Si para entonces la legislación regula el derecho a morir con dignidad mediante eutanasia activa, es mi voluntad morir de forma rápida e indolora de acuerdo con la lex artis ad hoc” o por el contrario habrán tenido en cuenta el modelo que recomendó la Iglesia: pido que si por mi enfermedad llegara a estar en situación crítica irrecuperable, no se me mantenga en vida por medio de tratamientos desproporcionados o extraordinarios; que no se me aplique la eutanasia activa, ni que se me prolongue abusiva e irracionalmente mi proceso de muerte; que se me administren los tratamientos adecuados para paliar los sufrimientos”. 

Es curiosa la sensibilidad que se ha despertado en nuestros gobernantes sobre la muerte digna al mismo tiempo que se muestran insensibles ante la muerte provocada de tantos niños en el vientre de sus madres, aunque sospecho que la expresión “muerte digna” es como la de “interrupción voluntaria del embarazo”, formas manipuladas y manipuladoras del lenguaje. 

Para quienes no creen en el valor sagrado de la vida, ni en su trascendencia más allá de la muerte, es lógico que los niños concebidos sin más causa que el disfrute del placer, sean una carga de la que hay que deshacerse cuanto antes, lo mismo que llegan a ser una carga los mayores enfermos, para los que se prefiere el internamiento asistido y si se agravan sus dolencias una muerte rápida e indolora, “una muerte digna”, en la terminología al uso. 

Pero una muerte digna es la que se afronta con dolor pero con serenidad, la que espera de la misericordia de Dios el perdón de nuestras faltas y pecados y el premio a nuestras buenas obras, a todo lo que hemos realizado a lo largo de los años con amor. Incluso para quienes su vida no haya sido digna le cabe la posibilidad del arrepentimiento y el perdón. 

Preocuparse por el tratamiento médico a recibir a la hora de la muerte es importante, pero mucho más importante será preocuparse por lo que haya más allá del momento de nuestra partida. Muchos dirán que más allá de la muerte no hay más que la nada, pero ¿y si lo hay? 

Creo que más allá de la muerte me espera una vida eterna feliz o desgraciada. Es cuestión de fe, sí, pero aun sin ella es difícil entender que los verdugos y las victimas tengan el mismo final, que nuestros deseos de verdad y de justicia nunca podrán ser colmados, que los que pasaron por este mundo haciendo el bien tengan el mismo destino que los que hicieron el mal. 

Nuestra vida y nuestro destino no es el resultado de ninguna ley votada en el Parlamento. No nos hemos dado el ser a nosotros mismos. Hay Alguien en quien vivimos, nos movemos y existimos que trasciende a la creación entera, que nos creó por amor y que al atardecer de la vida nos va a examinar del amor. Aunque muchos no lo crean, este examen es el que hay que ir preparando, día a día, aunque no sea mas que por si acaso. 

Francisco Rodríguez Barragán

    Imprimir       Email

Gracias por elegirnos

  • ElGuadalope.Radio.(G180)

    logoElGuadalope.Es

    Con +2 millones de consultas

    ® T.N.C. 290.177

    www.elguadalope.es

    ©1917 ® 2009 EL GUADALOPE

    Con nuevos retos...

    EuroGlobalMedia
    WhatsApp
    Pincha y escucha... ElGuadalope.Radio.(G180)

    Actualidad, entrevistas, plenos y música 24h. 

  • Opinión lectores

  • Hemeroteca

Te podría gustar...

Si después de la muerte no hay nada ¿para qué amar al prójimo?

Leer Más →