Cargando...
Estás aquí:  Portada  >  Hemeroteca  >  Nacional  >  Cataluña  >  Artículo actual

DE HOMBRES Y ANIMALES

   /  02/08/2010  /  Comentar

    Imprimir       Email

El toro de lidia es un animal afortunado, pasa tres o cuatro años pastando libre en las mejores dehesas de España, bien cuidado por los ganaderos, sin verse sometido a ninguna clase de trabajos. Su final dura unos diez minutos en una lucha entre su fiereza y el arte del torero.

Si la prohibición de las corridas de toros se ampliara a todo el territorio español la cría de este hermoso animal no tendría objeto y se extinguiría. El sedicente amor a los animales que jalean los anti taurinos daría este resultado y es que hay amores que matan.

El toro de lidia vive más tiempo y mejor que los terneros estabulados, engordados a toda prisa y sacrificados, sin más trámite, para alimentarnos. No he oído ninguna lamentación por ello. Salvo para los vegetarianos radicales, estamos todos de acuerdo en incluir carne en nuestra dieta.

Tampoco he oído, a los que se dicen amigos de los animales, lamentarse de los que son castrados: becerros, caballos, perros o gatos, pero tampoco conozco a nadie que considere inmoral tal práctica.

Más cruel me parece a mí la cría y el cruce de tantos perros de diseño para que sean pequeñas mascotas, arrastren la barriga y las orejas sobre unas patas anormalmente cortas o se conviertan en fieras peligrosas. Tampoco he oído decir nada sobre ello a los que defienden los derechos de los animales.

Confieso mi perplejidad ante el horror que les inspira la muerte del toro en la plaza que consideran de una crueldad intolerable, mientras que la sociedad no reacciona ante la crueldad con los niños no-nacidos, que son desmembrados o achicharrados en solución salina y pasados por la trituradora. Es más, unos políticos insensatos deciden que el aborto es un derecho.

Recuerdo a un pastor que fue a la cárcel por asar un lagarto y comérselo y a otro que fue detenido y multado por arrancar manzanilla en la sierra. Cuidado con las especies protegidas: atropellar una cría de lince o destruir un nido con huevos de halcón o de quebrantahuesos, por ejemplo, puede costarle a cualquier ciudadano una severa pena, abortar un niño, nada.

El niño por nacer no es una especie protegida. Hay incluso “científicos” que mantienen, muy serios, que el hombre es una especie de cáncer que le ha salido a la tierra por lo que hay que reducir esta especie hasta dejarla en la mitad.

A lo peor los derechos de los animales, la conservación de la biodiversidad o el culto a la madre tierra, exige el sacrificio cruento de niños antes de nacer.

Francisco Rodríguez Barragán

    Imprimir       Email

Gracias por elegirnos

  • ElGuadalope.Radio.(G180)

    logoElGuadalope.Es

    Con +2 millones de consultas

    ® T.N.C. 290.177

    www.elguadalope.es

    ©1917 ® 2009 EL GUADALOPE

    Con nuevos retos...

    EuroGlobalMedia
    WhatsApp
    Pincha y escucha... ElGuadalope.Radio.(G180)

    Actualidad, entrevistas, plenos y música 24h. 

  • Opinión lectores

  • Hemeroteca

Te podría gustar...

Acciones de la FAF contra una periodista

Leer Más →