Cargando...
Estás aquí:  Portada  >  Hemeroteca  >  Nacional  >  Aragón  >  Artículo actual

A 600 años del Compromiso de Caspe

   /  10/01/2011  /  Comentar

    Imprimir       Email

Inexorable pasa el tiempo, y así como hemos visto velozmente discurrir el año 2010 pasará raudo el 2011 y, en lo que tarda un suspiro, llegará el 2012.

Esa es la fecha señalada para que el proyecto de restauración parcial del castillo de Caspe sea una realidad piedra sobre piedra.

Habrán transcurrido seis siglos desde que se celebrara en el castillo el  muy afamado y reconocido Compromiso de Caspe, y unos años más desde que fuera fundado por los monjes caballeros sanjuanistas en el año 1.394, formando un conjunto defensivo que comprendía la colegiata Santa María la Mayor, el convento hospitalario y el castillo.

Durante tan dilatado periodo de tiempo, el conjunto fortaleza sufrió los rigores de las guerras carlistas que causaron la destrucción del castillo, su posterior transformación en cárcel, la conversión del convento en viviendas, y la profanación de la iglesia, además del incendio y hasta expolio de sus derruidos sillares, algunos de los cuales sirvieron para edificar la Torre de Salamanca. Del resto de piedras perdidas, vale más no hablar pues andan en manos de avispados particulares.

Nosotros, los caspolinos, tenemos el deber y la honra de hacer lo necesario para recuperar los espacios cargados de historia y legarlos a nuestros descendientes.

Pues bien, por primera vez se dan las condiciones precisas para emprender en serio la tarea de reconstruir  el castillo de Caspe, si exceptuamos el primer intento realizado en el año 1.931 y que fue abortado como consecuencia de nuestra trágica guerra civil. Ahora se presenta una oportunidad que no podemos desaprovechar, al conmemorarse el 600 aniversario del Compromiso de Caspe y tener el apoyo del pueblo y lo más importante: disponer de la dotación presupuestaria. Además nos asiste la razón y el derecho a levantar, a partir de sus ruinas, uno de los castillos emblemáticos que jugó un importantísimo papel  en el diseño de la unidad de España, al desplazar el centro del poder desde el Mediterráneo a Castilla. En tan loable y magnifica tarea no podemos olvidar a ese grupo  de jóvenes emprendedores – los Amigos del Castillo- que con decisión, ilusión y entrega, han conseguido que la idea cale hondo tanto en el sentir popular como en los que tienen la responsabilidad política de tomar la decisión.

Este tren no se nos puede escapar; si tal caso se diera, sería una gran decepción para todos, y dada la gran expectativa generada, el pueblo buscaría y hallaría culpables.

Por qué hago la advertencia anterior: porque hay razones sobradas para ello, pues es evidente que las obras no avanzan, que la reunión que debió hacer la comisión antes del 31/12/2010 no se ha hecho y que alguien con nombre y apellidos, cuya identidad de momento me reservo, parece que bloquea las reuniones. Si se persiste en esa línea de actuación, difícilmente arribará el barco a buen puerto en la fecha fijada.

Muchos, demasiados, tenemos la impresión de que nos van a venir con la  milonga de la consabida crisis económica que nos afecta, y eso nos hace temer lo peor. Lo decimos bien claro: los responsables deben saber que celebrar el 600 aniversario del Compromiso de Caspe sin los deberes hechos, sencillamente sería imperdonable. De momento hay motivos suficientes para estar  seriamente preocupados. Esperemos no tener que seguir viendo las ruinas y desolación del derruido conjunto arquitectónico en un futuro inmediato, que diera lugar a los siguientes o similares versos que adelanto por si acaso:

Acrópolis caspolina                                                                                                                              quién nos había de decir                                                                                                                   que sólo quedarían ruinas.                                                                                                                  Si te viera quién te vio                                                                                                                          en tus años de grandeza                                                                                                             cuando dentro de tus muros                                                                                                                al coronarse una testa                                                                                                                           se hizo la paz, no la guerra.

Dura prueba a tu entereza,                                                                                                                Juan Fernández  de Heredia,                                                                                                              ver derruido tu insigne                                                                                                               castillo de la encomienda.

Enojado por tamaño yerro                                                                                                              bajara del pedestal                                                                                                                                 el preclaro Gran Maestre                                                                                                                       y  levantara otra vez                                                                                                                 convento y castillo-cuartel                                                                                                                con murallas por doquier,                                                                                                                    si no fuera porque al ver lo visto,                                                                                        fulminado caería in situ.

Dura prueba a tu entereza,                                                                                                              Juan Fernández  de Heredia,                                                                                                            ver derruido tu insigne                                                                                                               castillo de la encomienda.

Ahora, en actuales tiempos                                                                                                                no son sesgados carlistas                                                                                                 responsables de atropello.                                                                                                            Serán políticos trepa                                                                                                                            de seguidismo al dictado,                                                                                                           quienes no nos dejen ver,                                                                                                                  tras peroratas y engaño,                                                                                                                      el castillo restaurado.

Dura prueba a tu entereza,                                                                                                             Juan Fernández  de Heredia,                                                                                                            ver derruido tu insigne                                                                                                               castillo de la encomienda.

A quién corresponda va: No valen argucias ni paños calientes; cuando toca hay que mojarse y si es preciso, movilizar a los ciudadanos que, si quieren, tienen más fuerza que una potente ráfaga de cierzo capaz de arrastrar, hasta los sillones con sus inmerecidos ocupantes.

Nono

    Imprimir       Email

Gracias por elegirnos

  • ElGuadalope.Radio.(G180)

    logoElGuadalope.Es

    Con +2 millones de consultas

    ® T.N.C. 290.177

    www.elguadalope.es

    ©1917 ® 2009 EL GUADALOPE

    Con nuevos retos...

    EuroGlobalMedia
    WhatsApp
    Pincha y escucha... ElGuadalope.Radio.(G180)

    Actualidad, entrevistas, plenos y música 24h. 

  • Opinión lectores

  • Hemeroteca

Te podría gustar...

El progreso de estos tiempos

Leer Más →