Cargando...
Estás aquí:  Portada  >  Hemeroteca  >  Nacional  >  Aragón  >  Artículo actual

Miguel Agustín Príncipe

   /  16/10/2011  /  1 Commentario

    Imprimir       Email

Un fabulista que podemos leer con provecho

Cuando supe de la celebración del bicentenario del nacimiento en Caspe del escritor Don Miguel Agustín Príncipe y Vidaud, mi curiosidad me llevó a buscar su vida y obra, pues, nacido en otras latitudes, no me eran conocidas.

Encontré que este autor tuvo una pluma fecunda y sus libros, no sé si todos, pueden descargarse de internet en ediciones de la época. Me he hecho el firme propósito de leerme los tres tomos de la Guerra de la Independencia, ya que esta época siempre me ha interesado, desde que leí la extensa obra del mismo título del Conde de Toreno o los Recuerdos de un anciano, de Alcalá-Galiano, entre otros muchos.

He empezado a leer sus Fábulas, encabezadas por una historia de este tipo de literatura, desde Esopo muy interesante y erudita. A diferencia de las fábulas de Iriarte, Samaniego y La Fontaine, en las que se hace hablar a los animales como personas, para deducir un apólogo: enseñanza moral o consejo práctico, en Miguel Agustín Príncipe, quienes hablan son personas, aunque se refieran a veces a la conducta de los animales, pero al igual que sus predecesores ofrece siempre una enseñanza moral para educar deleitando, como se decía en aquellos tiempos.

En la portada del libro aparece como lema el refrán latino “Parcere personis, dicere de vitis”, que podemos traducir libremente por “se dice el pecado, pero no el pecador” y se atiene al mismo al criticar los vicios o las malas costumbres, pero no las personas. Como decía Iriarte en su fábula del elefante: “a todos y a ninguno mis advertencias tocan, quien se dé por aludido con su pan se lo coma”.

Hoy, me parece que los niños no leen aquellas fábulas morales, que yo leí de párvulo en el colegio, y pienso que serían más educativas que algunas materias que se imparten como educación para la ciudadanía.

He quedado sorprendido al encontrar, en su libro, la fábula El Pelotazo, y recordar que, siendo niño, cuando jugaba a la pelota en la calle con otros niños, un señor nos la repitió más de una vez en forma de cancioncilla:

A un chiquillo un chicazo/le encajó tan tremendo pelotazo,/
que le hizo un gran chichón en el cogote; /más la pelota, al bote/
volviendo atrás con ímpetu no flojo,/tornó por donde vino:/
Y encontrándose un ojo en el camino,/al autor del chichón dejó sin ojo./
No haga al prójimo mal quien esto note,/porque el mal es pelota/
que vuelve contra el mismo que la bota,/o miente el pelotazo en el cogote.

Es curioso que algo que oí hace tantísimo tiempo, vuelva con nitidez a mi memoria, al leer a Miguel Agustín y comprenda ahora, más que entonces, su mensaje: el mal siempre se vuelve contra quien lo causa.
No lo olvidemos nunca.

Francisco Rodríguez Barragán

    Imprimir       Email

1 Commentario

  1. Verónica Buenacasa dice:

    La lectura de las fábulas de Miguel Agustín Príncipe (desconocido por mí hasta hace pocos meses, salvo por el nombre de una calle que, casualmente, queda cerca de mi casa), también me ha traído en los últimos días grandes recuerdos de infancia, concretamente de mi abuelo paterno. Seleccionando previamente las más sencillas de entender para leer a mis alumnos de 5 años, me vinieron a la mente algunos de los “chascarrillos” que recitaba mi abuelo, y cuyo tono me recuerda enormemente a las fábulas de este escritor caspolino, como el “Médico cazador” o ésta:
    DIGNIZUF Y ZAPINÓN
    SE COMIERON UN CAPÓN
    EN UN ASADOR METIDO.
    DESPUÉS DE HABERLO COMIDO
    TRATARON EN CONFERENCIA
    SI OBRARÍAN CON PRUDENCIA
    COMIÉNDOSE EL ASADOR.
    ¿LO COMIERON? NO, SEÑOR,
    ERA UN CASO DE CONCIENCIA.

Gracias por elegirnos

  • ElGuadalope.Radio.(G180)

    logoElGuadalope.Es

    Con +2 millones de consultas

    ® T.N.C. 290.177

    www.elguadalope.es

    ©1917 ® 2009 EL GUADALOPE

    Con nuevos retos...

    EuroGlobalMedia
    WhatsApp
    Pincha y escucha... ElGuadalope.Radio.(G180)

    Actualidad, entrevistas, plenos y música 24h. 

  • Opinión lectores

  • Hemeroteca

Te podría gustar...

¡Hasta siempre, Ana. Nunca te olvidaremos!…

Leer Más →