Cargando...
Estás aquí:  Portada  >  Hemeroteca  >  Nacional  >  Aragón  >  Artículo actual

El Compromiso de Caspe. La Batalla de Murviedro

   /  19/01/2013  /  Comentar

    Imprimir       Email

Ferran I d'Aragó, el ​​de Antequera, por Manuel Aguirre y Monsalbe (1851-1854) DPZ“Pueblo que no sabe su historia es pueblo condenado a irrevocable muerte. Puede producir brillantes individualidades aisladas, rasgos de pasión de ingenio y hasta de género, y serán como relámpagos que acrecentará más y más la lobreguez de la noche”

Marcelino Menéndez Pelayo

Filólogo, historiador, bibliógrafo, polígrafo, filósofo y político

Murviedro, como entonces se llamaba la actual ciudad de Sagunto

Esto ocurrió en febrero de 1412. Juzguen ustedes por su cuenta las consecuencias del encuentro

III.- LA BATALLA DE MURVIEDRO

El bárbaro y sacrílego asesinato del Arzobispo de Zaragoza provocó, una inmediata y violenta reacción contra el conde de Urgel y, en consecuencia un notable incremento de la turbación, disensiones y luchas que ya hacia mas de un año padecía el tan deseado reino de Aragón.

Compromiso Caspe. La Batalla de Murviedro (6)Los numerosos y prepotentes señores emparentados con el eminente prelado, tanto en Aragón como en Castilla y Navarra, sintieron hervir su sangre con incontenibles deseos de castigo y venganza. Hasta el extremo de que muchos de ellos, olvidando sus personales partidismos y sus propósitos legalistas, tomaron decididamente el camino de la fuerza y la violencia, sin repugnar, incluso, el concertar poderosas alianzas con los extranjeros.

Así, pues, el caballero don Juan Fernández de Heredia, sobrino del asesinado, en unión con los suyos, hasta entonces partidarios del pretendiente don Luis, duque de Calabria, se manifiestan desde aquel momento por el infante don Fernando, el de Antequera, y buscan el fuerte apoyo de las gentes de armas castellanas.

Vistiendo la férrea armadura y enristrando la lanza con crispado puño, se pone al frente de un valiente grupo de caballeros aragoneses y castellanos para intentar; como primera providencia guerrera la toma del casi inexpugnable castillo de Albarracín, confín entonces con los reinos de Castilla y Valencia. Pero se le adelanta el mesnadero don Juan Ruiz de Moros, aliado de don Antonio de Luna y lo ocupa con su hueste. Se dirige entonces el de Heredia hacia el lugar de Villel que combate y toma a saco, sin que pueda evitarlo el castellán de Amposta -también amigo de don Antonio-, y vuelve otra vez a la ciudad de Albarracín, poniéndole apretado sitio durante largo tiempo.

Mientras tanto, el gobernador de Aragón don Gil Ruiz de Lihori, cuñado del Arzobispo asesinado; el Justicia de Aragón, don Juan Jimenez Cerdan, y el caballero don Pedro Jimenez de Urrea, en íntima comunión de ideas, intereses y  afán de venganza con el de Heredia,  se deciden también abiertamente por don Fernando de Castilla y solicitan la ayuda de sus aguerridas tropas para oponerse a la facción del de Urgel y perseguir inexorablemente al asesino de don Antonio.

Compromiso Caspe. La Batalla de Murviedro (7)Ya al frente de las extranjeras gentes de armas castellanas, se concentran en Epila y forman el oportuno plan de guerra, encaminado en principio a que las huestes del de Luna no puedan apoderarse de Zaragoza ciudad clave, con la ayuda de don Pedro Cerdán. Luego, visitan Calatayud, Tarazona, Daroca y Teruel, para dar ánimos y encender el fervor de sus gentes. Durante este recorrido, como medida complementaria de policía, prenden al obispo de Tarazona, como responsable, por su labor de obstrucción, del fracaso del Parlamento de Calatayud y enemigo acérrimo de que el pleito sucesorio se arregle por la justicia y el derecho.

Estas duras y experimentadas tropas entran a sangre y fuego por los numerosos y extensos territorios de don Antonio de Luna. Toman a punta de lanza, saquean, incendian y talan los lugares de Morés, Alcalá y Pola, obligando al perseguido a refugiarse en Oliete, propiedad de sus grandes amigos los Sesé; y mientras en Belchite destrozan y aprisionan a las fuerzas partidarias del de Urgel, éste tiene que seguir la huida hasta la provincia de Huesca, asentando su futura base de operaciones en sus fuertes castillos de Loarre y Bolea, desde donde, algún tiempo más tarde, intentará este hombre de bronce el asalto de Ejea, que pudo ser auxiliada a tiempo.

Como operaciones complementarias ponen los ya partidarios de don Fernando fuertes guarniciones en Fraga y otros lugares fronterizos, con el doble propósito de proteger las vías de comunicación hacia el Parlamento de Alcañiz y evitar, en lo posible, la intrusión de las gentes del conde de Urgel, procedentes del principado de Cataluña. Finalmente, entran en el reino de Valencia para hostilizar a las mesnadas-de los Vilaragut y del gobernador de Valencia, dirigentes del Parlamento de Vinaroz, llamado “el de dentro”, y secuaces del de Urgel; que, a su vez, habían tomado la villa de Morella y pertrechado de bastimentos de guerra la aldea de Forcadell.

Compromiso Caspe. La Batalla de Murviedro (7)Por el bando opuesto, los seguidores del conde catalán, especialmente don Antonio de Luna, don Artal de Alagón y el castellan de Amposta en grupo no muy numeroso, pero de gran brío y tesón, no se asustan ni permanecen ociosos: responden golpe por golpe, van reclutando compañias de gente; de guerra y, en la contraofensiva política, constituyen y oponen el Parlamento disidente de Mequinenza en el castillo de tan estratégico lugar fronterizo, propiedad de un sobrino de don Antonio.

Todo esto, naturalmente, lo realizan con el poderoso apoyo del conde de Urgel, que tampoco se duerme; pues mientras protesta enérgicamente ante el Parlamento catalán de Tortosa por la entrada de las tropas extranjeras castellanas y hasta se ofrece a combatirlas y expulsarlas, se atreve a tomar ilegalmente el oficio de gobernador y lugarteniente general, con la violenta impugnación del Parlamento de Alcañiz, y aprovecha la ocasión para reclutar sus mesnadas particulares. Incluso llega en su osada intemperancia a buscar el apoyo de Enrique IV de Inglaterra-que entonces dominaba la Gascuña Francesa- y hasta intenta aliarse con el astuto monarca nazarita de Granada, Yuseff, del que solicita ayuda económica y que rompa la tregua con Castilla, ofreciendo a cambio su colaboración para combatir a los castellanos, una vez en sus sienes la corona de Aragón.

Todo este esfuerzo ofensivo y político de ambos bandos, más bién al margen de las deliberaciones de los Parlamentos, fue a converger, dura y sangrientamente,  en la batalla de Murviedro, como entonces se llamaba la actual ciudad de Sagunto.

Las fuerzas reclutadas por el de Urgel, tanto en el principado de Cataluña como en el territorio de la Gascuña -cómo se ha dicho, inglesa en aquel tiempo-, tenían como objetivo principal el dar favor al gobernador de Valencia, don Arnaldo Guillén de Bellera, que agrupaba en torno suyo a la ciudad, con su Parlamento legal de Vinaroz, representando la mayor reserva de fuerzas políticas y militares que aún seguían incondicionales del arriscado conde pretendiente.

Compromiso Caspe. La Batalla de Murviedro (8)Dichas tropas reclutadas, que se componían de cuatrocientas lanzas y sus peones correspondientes, fueron puestas bajo el mando del barón catalán Ramón de Perellos, muy diestro y esforzado capitán. Salieron del principado por la vía de Tortosa para efectuar cómo se ha indicado, la unión con los adictos valencianos y desbaratar la mesnada del disidente caballero don Bernaldo de Centellas, reforzada con las gentes de Castilla y Aragón, mandadas por don Juan Fernández de Heredia, que por entonces estaban escaramuceando por los llanos de Burriana.

Al llegar a Cherta las tropas de Parellos, la congregación de Tortosa les envió unos  representantes para exhortarlos a que abandonasen su ofensivo intento.

“Sólo obedecemos al conde de Urgel”  -contestaron con dura altivez, y siguieron su camino hacia Castellón.

Mientras tanto, el infante don Fernando de Antequera -que había defendido ante los Parlamentos la presencia de sus gentes en las tierras de Aragón, cómo único medio, dentro de la anarquía reinante, de proteger la libertad de las deliberaciones- ordenó al adelantado mayor de Castilla, don Diego Gómez de Sandoval, que estuviese prevenido en Requena para acudir, si fuese necesario, en defensa de los Centellas, y el de Heredia, cuyas fuerzas, de trescientos cincuenta caballeros, permanecían por los llanos de Burriana, a unas dos leguas de Castellón, en situación bastante comprometida.

Así las cosas, y teniendo noticias de que Perellos no se había detenido ni mucho menos, en Tortosa, el adelantado salió de Requena con doscientos caballeros y trescientos infantes para tratar de impedir que el gobernador y Perellos juntasen sus hombres; En tres días de buenas marchas y pasando por Chiva, llegaron a la Puebla de Benaguacil. Y estando en este punto salió de la ciudad de Valencia el gobernador con su hueste para cortarle al castellano el paso de Murviedro, a cuyo efecto se puso en orden de batalla a legua y media del camino por donde debía pasar.

Sin embargo, forzando la marcha el general de Castilla durante toda la noche, consiguió enlazar con los de Burriana, que le recibieron con verdadero entusiasmo.

Ante este hecho cambió de opinión el gobernador y, sin presentar batalla, se desvió por los lugares de Puig y Puzol, al mismo borde del mar, para también unirse con Perellos por el camino de Castellón.

Compromiso Caspe. La Batalla de Murviedro (9)Aragoneses y castellanos, puestos de acuerdo en la consiguiente asamblea militar, decidieron cortarles el paso, y ambos ejércitos, que ya se avistaban, pusieron sus fuerzas en línea de batalla. En tan crucial momento llegaron dos embajadores del Papa Luna para rogar a los valencianos que no pusiesen en una hora de aventura, púes era tentar a Dios, tan importante pleito, que sólo el derecho y la razón podían resolver.  Pero el caudillo valenciano no atendió a razones y se mostró inflexible en ponerlo todo a la suerte de las armas.

Allí, pues, en el angosto paso situado entre el llamado Grao de Murviedro y las aguas del mar, se dió la cruenta y trascendental batalla, en la que fueron destrozados los de Valencia, muerto el gobernador y muchos de sus principales caballeros, y prisioneros, entre otros, su hijo y el Justicia del reino.

Cuentan las crónicas de entonces que se distinguió en la pelea, por su arrojo indomable, el caballero aragonés Fernández Heredia; que llegaron hasta tres mil los muertos por el hierro y ahogadas en el mar, y hasta mil quinientos los prisioneros hechos por el adelantado de Castilla.

Entraron los capitanes en Murviedro, y también se cuenta que obligaron al joven Arnaldo a llevar la cabeza de su padre en la punta de una lanza, que luego clavaron en la plaza mayor de la villa, como cruel e inhumana venganza.

Esto ocurrió en febrero de 1412. Juzguen ustedes por su cuenta las consecuencias del encuentro; pues bien es verdad que las puntas de lanza y de saeta pudieron más que todas las exhortaciones de personalidades y Parlamentos para convencer a los de Vinaroz que allanasen el camino de los acuerdos; para llevar a los indecisos y oportunistas hacia Trahiguera, y para hacer que la empecinada rebeldía de Huesca, que nunca consintió en llevar sus representantes al Parlamento de Alcañiz, enviase sus síndicos y aprobase todo lo acordado hasta entonces por aragoneses y catalanes.

Luis Ignacio Tapia Catalán

EL GUADALOPE

Continuará:

IV.-   LOS PARLANENTOS DE ALCAÑIZ  Y  TORTOSA. SUS DIFICULTADES

V .-    ALBOREA EL ACUERDO

VI.-   LA ELECCIÓN DE LOS NUEVE

VII.-   LA VOTACIÓN

VIII. – Y FIN, LA PROCLAMACIÓN

Capitulos anteriores:

II.-  ASESINATO DEL ARZOBISPO DE ZARAGOZA

I.-    LA INCERTIDUMBRE DE MARTÍN I

Clicar, para ver los articulos y las noticias relacionadas hasta ahora publicadas sobre nuestro

Compromiso de Caspe

Caspe 2012

 VI Centenario del Compromiso de Caspe (1412-2012)

VI Centenario del Compromiso de Caspe

    Imprimir       Email

Gracias por elegirnos

  • ElGuadalope.Radio.(G180)

    logoElGuadalope.Es

    Con +2 millones de consultas

    ® T.N.C. 290.177

    www.elguadalope.es

    ©1917 ® 2009 EL GUADALOPE

    Con nuevos retos...

    EuroGlobalMedia
    WhatsApp
    Pincha y escucha... ElGuadalope.Radio.(G180)

    Actualidad, entrevistas, plenos y música 24h. 

  • Opinión lectores

  • Hemeroteca

Te podría gustar...

Susana Díaz, puro populismo y cutre demagogia

Leer Más →
A %d blogueros les gusta esto: