La sentencia que nunca vió la luz. Versus “La Rosaleda”

Boletín Oficial del Consejo de AragónLa Comisión de Investigación enterrada

Los desaparecidos incomodos

Posibles asesinados, detenidos o hechos desaparecer en Caspe, día 11 de agosto de 1937:  Francisco Muñoz, Miguel Vallejo y Manuel López, todos vinculados a la C.N.T.

Prensa cerrada, desaparecida o movilizados sus trabajadores: el periódico “NUEVO ARAGÓN” y “El Día”

Incautados: los coches de la línea de correos, entre Caspe y Binéfar, por la XI División.

Caspe quedó cerrada a cal y canto, ya que para las peores felonias totalitarias -ordenes stalinistas- son innecesarios los molestos testigos.

“A la llegada de las fuerzas de la XI División a Caspe, sin la menor comunicación se procedió a ocupar todos los centros políticos y sindicales, excepción hecha de los del Partido Comunista” 

Ya se sabe que si quieres que la verdad no se conozca y a la vez echar cal viva a hechos incontestables para ser enterados a la luz de la historia, lo mejor es una apropiada Comisión de Investigación, donde se es juez y parte. Yo me lo guiso y yo me lo como, lo mando y firmo.

En la actualidad la ignorancia histórica intencionada en algunos casos es paliada con biblioteca, documentación, investigación e Internet

Informe de los hechos acaecidos en varios pueblos de Aragón a partir del día 11 de Agosto de 1937 y que el Comité Regional de la C.N.T. eleva a las autoridades del Gobierno de la República para su inmediata comprobación y sanción. (1), documento (II).

Consejo Regional de Defensa de Aragón“Nos referiremos escuetamente a los hechos que desde el día 11 de agosto de 1937 han ocurrido en varios pueblos de nuestra Región”

“para que en todo momento éstas puedan juzgar de la actuación de ciertas fuerzas del Ejército Popular recientemente llegadas a la retaguardia de Aragón”

“Hacía ya tiempo que una política desleal, demasiado sectaria cifraba sus esperanzas no en mantener la cordialidad más imprescindible entre todos los sectores antifascistas para acelerar el triunfo de la guerra, sino que supeditaba a esta necesidad imperiosa el interés de un partido”

“No entra en nuestro ánimo discutir ni calificar la determinación del Gobierno al disolver el Consejo de Aragón y nombrar un Gobernador General para sustituirlo.”

A la llegada de las fuerzas de la 11 División a Caspe, sin la menor comunicación se procedió a ocupar todos los centros políticos y sindicales, excepción hecha de los del Partido Comunista.

Como quiera que esto ya suponía una diferencia en los deberes que el pueblo tiene para con el Ejército, forzosamente hubo de creerse que estas fuerzas realizaban con sus actos una política partidista, no precisamente la que tiene asignada el Ejército que es la de compenetración con el pueblo al que se debe y al que nunca puede esquilmar ni menos hacerle objeto de un trato desigual.

Soldados XI DivisiónAl posesionarse del local de las Juventudes Libertarias, uno de los oficiales que mandaba las fuerzas, al ver fijada sobre la pared una oleografía del héroe popular Buenaventura Durruti, sin mediar palabra ni existir causa alguna que motivase o justificase tal actitud, puesto que no puede ser justificada, ya que la vida de nuestro malogrado compañero fue entregada en aras de la Libertad de todo el pueblo español, con un palo que llevaba dicho oficial, golpeó la efigie del camarada Durruti, acompañando esta acción con unas palabras soeces que no pudieron entenderse. Este hecho produjo una lógica indignación en los que se hallaban entonces en el local, hasta el extremo de que un soldado de la misma División, temerosamente le hizo observar que su proceder no estaba acorde con las esperanzas que el pueblo español ha forjado en su Ejército. En ese momento, el Conserje de las Juventudes Libertarias, quiso penetrar en el local, impidiéndoselo las fuerzas referidas que se lo llevaron en un coche por la carretera de Bujaraloz, regresando más tarde el coche y sus ocupantes pero no así el compañero mencionado.

Como este mismo compañero tuvo ocasión de percatarse de la acción incivil del oficial de referencia, le hizo ver que su actitud era poco digna y que dejaba muy por bajo el concepto que de la 11 División podían formarse. Por toda contestación, el oficial replicó que igual que hacía con la estampa de referencia, haría con todos los hombres de la F.A.I. y de la C.N.T.

La Rosaleda Asimismo en Caspe, se han sucedido una serie de detenciones que siguen manteniéndose todavía. Entre éstas, figuran las del personal del periódico “NUEVO ARAGÓN”. Buena parte de los operarios de este diario están incluidos en los llamamientos a filas hechos por el Ministro de Defensa Nacional. La C.N.T. que no ahorra medios para cumplir estas y otras disposiciones emanadas del Gobierno, puesto que comprende que sin ellas no sería posible mantener la contienda contra el fascismo, nada tiene que objetar a estas detenciones. Ahora bien, en Caspe, se publica otro periódico afecto al Frente Popular. Este periódico – “El Día” – se encuentra en condiciones, por lo menos iguales a las del antes mencionado. Su propio Director está afectado por la movilización, debiéndose haber presentado ya en las Cajas de recluta, y gran parte de los trabajadores del mismo deben ser también movilizados. Todos ellos están colocados en ese diario por mediación del Partido Comunista, puesto que están movilizados por éste y figuran en una de las Brigadas mandadas por el Teniente Coronel Galán, que opera en el frente de Teruel.

Los coches de la línea de correos, establecida por el Departamento de Transporte del Consejo de Defensa de Aragón, entre Caspe y Binéfar, han sido incautados también por la 11 División.

La compañera Josefina Salavera que se hallaba en cinta, fue detenida y maltratada por las fuerzas de Orden Público, simplemente por el hecho de no querer afirmar lo que su compañero, que se hallaba detenido anteriormente, había negado con insistencia.

Al unísono de esta actuación, otras fuerzas, también de la 11 División se personaron en Alcañiz, con gran aparato de máquinas de guerra. Conocemos por referencias que el mismo día de la llegada fue cursado un telegrama al Ministro de Defensa Nacional, por los responsables de dicha División, en el que se le hacía constar que por no haber encontrado ayuda en la ciudad de Alcañiz, sus fuerzas se habían visto obligadas a acampar en las afueras de ésta, en unos olivares situados a un kilómetro escaso

El cerco de la población se acentuaba cada día más, hasta el extremo de que en el recorrido citado han sido colocadas hasta tres guardias de las mencionadas fuerzas. Ni el Consejo Municipal, ni ninguna de las autoridades de Alcañiz, conocen la menor indicación de los Jefes de la 11 División en el sentido expresado. Nadie recibió petición alguna de alojamiento, lo que prueba que se pretendía realizar un hecho de fuerza, como después ha sucedido. El Comité Regional de la C.N.T., organismo legal, responsable y representativo de una gran mayoría de opinión y fuerza en los pueblos aragoneses, ante las contingencias alarmantes que ofrecía la presencia de la División 11 en Caspe y las inmediaciones de Alcañiz, y ante el nombramiento del nuevo Gobernador General de Aragón, se decidió a enviar a Caspe, lugar de residencia de la autoridad máxima de Aragón, una delegación para recabar del señor Mantecón autorización para enviar otras delegaciones a los pueblos de toda la Región, que se encontraban aislados del Comité Regional y que no podían seguir los acontecimientos al momento. Este deseo del Comité Regional, se comprenderá que estaba informado por la necesidad de llevar las precisas consignas a los pueblos, con el fin de que en ellos no se produjeran hechos de fuerza, que todos habríamos tenido que lamentar. El Gobernador General se adelantó a estos deseos del Comité Regional y llamó a sus representantes a una entrevista en su despacho de la Presidencia en Caspe. A ella acudieron los compañeros Francisco Muñoz, Miguel Vallejo y Manuel López, los que después de haber permanecido durante cinco días detenidos y habiendo sido objeto de las mayores vejaciones, que en informe detallado presentamos más abajo, han sido puestos en libertad y reintegrados a sus puestos en este Comité Regional. A pesar de esto, será necesario destacar la gravedad e importancia de este hecho y el abuso de autoridad que supone la retención de nuestros compañeros, de los que durante cuatro días no hemos sabido nada en absoluto. Este Comité Regional hizo insistentes reclamaciones para que se averiguara el paradero de estos compañeros, además del chauffeur que los conducía y del coche, que fue requisado por las fuerzas de esa División que nos ocupa. A tal extremo, este Comité Regional se dirigió al Jefe del Estado, al Gobierno y a las autoridades militares del frente de Aragón, por medio de telegramas, solicitando una intervención rápida para lograr averiguar el paradero de estos compañeros. Hasta el pasado día 15 por la tarde no se supieron noticias exactas del lugar en que se hallaban, que fue comunicado por el Gobernador de Aragón ante las conminaciones que se le venían haciendo, pero de nuevo nos fue comunicado que dichos compañeros se hallaban retenidos por la 11 División, la que negaba toda autoridad al Gobernador General de las provincias aragonesas.

La gravedad e importancia de este hecho no puede escapar a nadie. Si se procede de forma tan ilegal contra la representación máxima Confederal en Aragón, y se la tiene ignorada para todos los compañeros durante tantos días es posible comprender que los pueblos hubiesen podido llegar a adoptar medidas de violencia ante estos atropellos incalificables. Evitar esto y lograrlo como así ha sido, fue el principal objetivo de este Comité Regional.

Aún sin saber el resultado de la entrevista tenida por la antedicha delegación con el Gobernador General, fueron cursadas inmediatamente las oportunas órdenes de que por ningún concepto de que los compañeros de las Comarcas se decidiesen a actuar en ningún sentido, sino que esperasen indicaciones de los miembros que restábamos en libertad del Comité Regional.

—-    —-    —-

Francisco Muñoz, CNT (Alcañiz, 18 de Agosto de 1937) : “Estas son las pruebas concluyentes que el Comité Regional de la C.N.T. en Aragón, presenta a las autoridades de la República para que se sancione a los que de forma tan incorrecta se comportan con los campesinos que se esfuerzan constantemente para que nada falte en los frentes de guerra y en la retaguardia. El resultado de este desenfreno, solo comparable a la actuación vandálica de las fuerzas represivas que asesinaron al proletariado astur en la gesta heroica de Octubre de 1934, o a las prácticas que se suceden cuando las hordas franquistas irrumpen en los pueblos españoles” … “los trabajadores aragoneses formarán un concepto demasiado desfavorable de quienes, teniendo obligación de administrar justicia, se dedicaron a favorecer el crecimiento innoble de un partido, que incapaz de lograr adeptos por el convencimiento, han preferido tenerlos por el terror y la calumnia.” … “resulta monstruoso y criminal dejar desatendidos para dedicar a las fuerzas del Ejército Popular a mantener e introducir una política que el pueblo repudia porque para truncar sus libertades y sus conquistas parece ser nacida, ya que en lograrlo cifra sus mayores afanes.”

Informe de la CNT tras la disolución por la fuerza del Consejo de Aragón en Agosto de 1937. (II)

“cuando llegamos al control de referencia de la 11 División, se nos detuvo, pero esta vez con la agravante de no dejarnos en libertad, reteniéndonos hasta el amanecer, a cuya hora, convenientemente escoltados, fuimos conducidos al lugar conocido por la Torre de Bosque, situada a nueve kilómetros de Caspe, a la orilla del Ebro, en la parte Oeste de dicha población, en cuyo lugar, a juzgar por los preparativos que se habían hecho, temimos ser ejecutados sin formación de causa, en la forma más villana y cobarde que concebirse pueda.”

La Rosaleda“Podemos afirmar, ya que ello ha sido declaración del propio Gobernador General de Aragón, que nuestra detención era ignorada por todos, hasta por los representantes de la autoridad máxima del Gobierno de la República. Tanto es así, que en estas condiciones se ha hecho posible que circulasen infinidad de bulos acerca de nuestra desaparición, bulos que trataron de desvirtuar infructuosamente, sin pruebas ni datos, en el periódico “El Día”, de Caspe.

Al cuarto día de nuestro secuestro en aquellos parajes, fue llamado el Secretario General del Comité Regional de la C.N.T., compañero Muñoz, para ser interrogado por un Juez Militar. Aunque de lo declarado no se levantó el atestado correspondiente, es necesario afirmar que se le amenazó de muerte si no respondía afirmativamente a cuanto se le preguntaba. El Juez que le interrogó es capitán y se apellida Terres, el cual se hacía acompañar por un teniente cuyo nombre ignoramos. En este asunto intervenían exclusivamente los Jefes de la 11 División, ya que hasta nosotros llegaron los nombres de Carreras, Líster, Trigo, más el susodicho Terres, como partes interesadas en que nuestro secuestro permaneciese por todos ignorado. Durante el interrogatorio a que fue sometido el compañero Muñoz, se le quiso hacer responsable de cuantos hechos acontecieron en Aragón desde tiempo inmemorial ; se intentó poner en evidencia su calidad de antifascista, obligándolo a relatar minuciosamente la forma en que salió de Zaragoza y el porqué había marchado de la zona facciosa. No fueron tan solo para nuestro compañero Secretario las injurias y los insultos más soeces, sino que el mencionado Juez Militar, Torres, se permitió de un modo insultante motejar de “cobarde e irresponsable” añadiendo a todo ello un léxico plagado de frases groseras, al Comandante Jefe de la 25 División, Antonio Ortiz.

Convencidos de que todas las coacciones y amenazas resultarían vanas para que ninguno de nuestros compañeros cargase con la responsabilidad de hechos que no habían cometido, ni en los cuales tenían participación, el Juez Militar ordenó de nuevo fuese reintegrado el compañero Muñoz a la bodega en que se hallaba recluido con los otros camaradas:

La Rosaleda Hay que advertir que ésta misma División tenía otros dos lugares de encierre en los que se hallaban trece detenidos y veinticuatro respectivamente. A uno de los detenidos, el compañero Custodio Gracia, se le ocuparon una cartera con documentación y mil cien pesetas, un encendedor y un cinturón que no le han sido devueltos.

Cuando el Gobernador General de Aragón pudo averiguar dónde nos hallábamos, envió una Sección de fuerzas de Orden Público, mandadas por un Teniente para que fuésemos trasladados a su presencia. Al ser requeridos para que diésemos nuestros nombres al referido Juez, Torres, uno de los guardias preguntó si había alguna novedad, contestándole en un tono airado que había muchas novedades; entonces, dirigiéndose a nosotros, manifestó que tenía un gran disgusto en dejarnos en libertad y que aunque la partida había sido ganada por nosotros, que tuviéramos en cuenta que cuando nos encontrásemos de nuevo, el que antes disparase sus pistolas sería el que decidiría la contienda. Agregó que su deseo hubiera sido “darnos el paseo”, desatándose en improperios y vejámenes para la mayoría de los detenidos que en su presencia nos hallábamos, llegando a calificar de “cabrón, hijo de puta y asesino” al compañero Ramón Royo y dos compañeros más de Oliete, usando el calificativo general de asesinos con el resto de los detenidos, sin que para ello se adujera prueba alguna.

Entre los detenidos había un periodista apellidado Marsach, que habiendo sido herido en el frente de combate y dado de alta en el hospital, a consecuencia de una úlcera, que producto de la herida se le había formado en el estómago, le dificultaba extraordinariamente las digestiones, no pudiendo ingerir, por lo tanto, otros alimentos, que no fuese leche. Mientras permaneció secuestrado no recibió asistencia médica ni los necesarios alimentos que su salud exigían, llegando en las últimas noches de su permanencia en la bodega, a sufrir grandes dolores que para nada tuvieron en cuenta los responsables de la 11 División”.

Hasta aquí el informe que nuestros compañeros han dado de su detención y de la que dimos conocimiento mediante telegrama a las autoridades de la República para que se averiguase el paradero de ellos, ya que todo hacía suponer se hallaban detenidos de una forma arbitraria y sin procedimiento legal alguno.”

—-   —-   —-

 “”Lo sucedido en el verano de 1937, el 11 de agosto, tiene relación directa con la disolución del Consejo de Defensa de Aragón, por orden directa del gobierno de la II Republica.

Y en esa negociación para la disolución del consejo, que se produce el 11 de Agosto de 1937 colocando como Gobernador a un “burocrata” comunista, Jose Ignacio Mantecon, se produce una reunión de Lister con Ascaso en La Rosaleda.

De allí salió vivo Joaquín Ascaso, gracias a que se había escondido una pistola en la bota y se “defendió”, pero no los cuatro anarquistas que le acompañaron a la reunión que fueron ejecutados con un tiro en la nuca y enterrados en el jardín de esa finca donde al parecer continúan sus restos” (5).

Cuando si se producen “asesinatos” de anarquistas es precisamente cuando el PCE, a partir de los hechos que se inician en los primeros días de Mayo de 1937 en Cataluña, decide acabar con el Consejo de Defensa de Aragón.

Y así en agosto de 1937 envía a Caspe a Lister con su Brigada para disolver el Consejo de Defensa de Aragón (4). Y lo disuelve a tiros. Cazando anarquistas, que no quisieron entregarse a los comunistas, por los campos de Caspe.

Lo sucedido en Caspe en aquellos lamentables meses de la segunda mitad de 1936.

Efectivamente los fusilamientos realizados en la C/ Mártires, de estos fusilamientos le viene el nombre, fueron todos de caspolinos conservadores, comerciantes, empresarios, de derechas y profesos católicos (2) perfectamente señalados.

Pero hubo muchas más víctimas en la Pl. de Monserrat, en el  los muros del Campo Santo de la carretera hacia Maella, en cunetas, en fosas cavadas previamente por los que iban a perder la vida – inclusive alguno uno de ellos, vilmente hasta 7 veces apuñalado y enterrado vivo; etc., en definitiva demasiados incivilizados asesinatos sin juicio previo justo. Pero todos de personas señaladas como de derechas y muchos de ellos solamente por ir a misa los domingos

Pero en ningún momento se produjeron fusilamientos de anarquistas por lo que difícilmente los pudo parar el Partido Comunista de España.

Los que perdieron la vida inútilmente asesinados, que como he dicho fueron demasiados (2), no cesaron hasta que en Diciembre de 1936 se consolida el Consejo de Defensa de Aragón, con una débil presencia del PCE, (3) momento en el cual cesan las condenas a muerte que son sustituidas por trabajos para el Consejo.(*)“”

———————

Francisco Muñoz, secretario Comité Regional CNT . (Alcañiz, 18 de Agosto de 1937): “resulta monstruoso y criminal dejar desatendidos para dedicar a las fuerzas del Ejército Popular a mantener e introducir una política que el pueblo repudia porque para truncar sus libertades y sus conquistas parece ser nacida, ya que en lograrlo cifra sus mayores afanes.” (1-IV)

“Algún compañero, entre ellos Ramón Jallo, han escuchado de labios del propio Comandante Jefe de la citada División, Líster, amenazas de muerte”

“A tal medida, el Comisario antedicho manifestó que a él no le importaba nada en absoluto el Gobernador General, ya que tenía órdenes secretas que forzosamente había de cumplimentar”

No fueron estos los únicos hechos y sucesos que ocurrieron en esas fechas si se consulta la documentación, en localidades de todas las provincias aragonesas y colindantes catalanas, entre ellas las que en el informe se detallan: Esplús, Angues, Blesa, Barbastro, Alcolea de Cinca, Valderrobres, Montalbán, Utrillas, Escucha, Palomar de Arroyos, Muniesa, La Hoz de la Vieja, Alcaine, Mas de las Matas, Josa, Obón y Alcañiz

Alcañiz: “entrega de los fondos municipales. Dicha Comisión Gestora está integrada por cuatro Consejeros : Ángel Sanz Navarro, de Izquierda Republicana ; Pascual Noguera Gómez y Angel Sánchez, por la U.G.T. ; y. Fabián Gil Barberán del Partido Comunista” (1-IV)

Angues: “destrozando por completo las alegorías y Biblioteca existentes en el mismo. Después procedieron a la busca y detención de los compañeros que constituían el Consejo Municipal, siendo detenidos cinco de ellos. Posteriormente y sobre las doce de la noche emplazaron en la plaza del pueblo cuatro ametralladoras frente a lo que antes fue iglesia, convertida hoy en almacén de víveres que se hallaba custodiado por fuerzas de la 127 Brigada, a las que invitaron a retirarse del local y a que les hicieran entrega de las llaves del mismo” (1-IV)

Estos son los presuntos hechos y sus resultados, de lo cual se puede desprender que los hechos desaparecer, o no, según las fuentes consultadas, son de la CNT por orden del gobierno de la II Republica, consensuados con PCE y por dictado directo de los asesores stalinistas sovieticos en España. De igual forma se actuó contra el POUM y su máximo dirigente, Andreu Nin Pérez, hecho desaparecer, asesinado, en Alcalá de Henares (Madrid) el 22 de junio de 1937, – hayado su cadaver con otros en 2008, ocultado y silenciado por el PSOE, en las últimas elecciones de José Luis Rodriguez Zapatero- por orden del general Orlov, que actuaba a las órdenes de Stalin.

Luis Ignacio Tapia Catalán

Imaginaria rueda de prensa con Buenaventura Durruti, recreada por el realizador Vicente Aranda para su película Libertarias de 1996:

Nuestras noticias publicadas relacionadas:

La dudosa “Jornada de Reflexión” del 19N 2011 en Caspe

Por estas fechas hace 73 años

Lo que el tiempo se llevó


(1) Informes de la CNT tras la disolución forzada del Consejo de Aragón en Agosto de 1937. memorialibertaria.org. (Pdf*) Documentos: (I),(II), (III) y (IV)

(2) “Los heroes y martires de Caspe” de Sebastián Cirac Estopañan.

(3) “Los días de llamas de la revolucion.Violencia y politica de la retaguardia republicana de Zaragoza durante la guerra civil” de José Luis Ledesma.

(4) “El Consejo de Defensa de Aragon” de Juan Zafón Bayo.

(5) “Trabajan para la eternidad. Colectividades de trabajo y ayuda mutua durante la Guerra Civil en Aragón” de Alejandro R. Díez Torre.

(6) Información directa que me facilitó el hijo de Joaquín Ascaso en la jornada de homenaje al Consejo de Defensa de Aragón el 6 de Agosto de 2007 (*).

(7)Libertaddigital.com (05.03.2013) Un cadáver inoportuno. Autor: José García Domínguez

(*) Anónimo

Esta entrada fue publicada en "EL GUADALOPE", ACTOS DELICTIVOS, Aragón, Caspe, Cataluña, Comarca, Comarca Bajo Aragón Caspe, Desapariciones, España, Historia, Nacional, www.elguadalope.es, ZARAGOZA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La sentencia que nunca vió la luz. Versus “La Rosaleda”

  1. Pep dijo:

    Bueno, don Luís Ignacio… Con eso, ¿qué quiere decir?
    ¿Qué eso es parte de la República que algunos nos quieren vender…?
    Que -tomándolo a risa-`podemos decir… ¿En qué se parece “el mocito feliz” y la bandera republicana que utilizan algunos?. Respuesta: piensen un poco…

  2. Don Pep

    A la primera:
    Quiero decir lo que se lee…

    A la segunda:
    No creo, porque tiempos pasados no creo que puedan volver cómo tampoco se puede resucitar a los mismos actores y las mismas situaciones geopolíticas: Rusia URSS (Stalin), Alemania (Hitler) e Italia (Mussolini) no son las totalitarias del pasado…

    A la tercera:
    El parecido, también me lo pregunto. Pero por eso estamos donde estamos en el informe PISA…

    Un saludo

  3. Jose J. Rodríguez dijo:

    A mi me pasa lo mismo que Pep, Luis Ignacio..

    No consigo entender bien lo que quieres decir en este artículo. Está todo un poco liado, y es una pena porque es un tema interesante qe muchos todavía no conocen.

    Me lo voy a leerlo otra vez, haber si me entero…

Gracias por elegirnos