Cargando...
Estás aquí:  Portada  >  Hemeroteca  >  EL GUADALOPE  >  Artículo actual

Epílogo…

   /  26/07/2013  /  5 Commentarios

    Imprimir       Email

Álvaro M. Clavero CebriánAparecido Sr. Cirac Febas.

La verdad es que esta vez tampoco sé por dónde empezar, no sé si por el principio o por el final. Lo admito: mi texto se pasó de extensión, fui tonto muy tonto: tanto que no sé cómo he podido sobrevivir para llegar hasta aquí; pero tampoco era para que tú te  picases con la respuesta. Como comprenderás si hago un texto farragoso y falto de estructura tampoco se trata de que me imites ni caigas tan bajo, hombre. Las cosas hay que hacerlas bien como sólo vosotros habéis demostrado que se hacen.

Antes de nada tengo que decirte que puedes estar tranquilo, no me ofende tu monótono escrito: con él concretamente tú -y no otro- me has hecho ganar una apuesta  y sólo por eso ya estoy contento. También has despejado algunas incógnitas sobre las que aún dudaba, o quizá no tanto… pero en cualquier caso tu verborrea ha sido decisiva para hacerme sentir importante, pese a mis expresiones “asquerosamente cutres”. ¿No ves que poniéndome en los medios y compartiendo tu prosa sobre mí aún alimentas más la vanidad y egolatría de un tipejo como yo?. ¿Cómo una mente tan privilegiada como la tuya no se ha dado cuenta de eso?.

¿Cómo?. He aquí a un pobrecito “pequeñoburgués” presuntuoso que se creía que había escrito una respuesta clara y apabullante para “cazar” lo que según tú consideró un “conejo”. Un “conejo” (y tranquilo, que sé distinguir las metáforas) que también en sus evidentes prejuicios es un “francotirador”. Pero… ¿qué es…?, ¿conejo o francotirador?, o ¿víctima o verdugo?. Decídete Jesús, decídete…, pero no me vengas con ambas a la vez, que la física cuántica no es lo mío).

Y helo aquí, que dicho nene malcriado, igual que Héctor cuando mató a Patroclo creyéndolo Aquiles se ha topado con su Aquiles particular: con el Cicerón del S. XXI; con el maestro de la perspicacia; con el Sherlock Holmes aragonés capaz de analizar a quien no conoce, con sólo la lectura de unas líneas.

Nada menos que en mi ignorancia supina he ido a toparme con el abanderado de la  nueva y regenerada izquierda de las libertades, los derechos y el talante;  con el azote de “infieles” como yo mismo.

¡Vaya!. La palabra que no quería decir: “yo”. Ahora todo el mundo pensará en el niño caprichoso y narcisista que se comporta como una “choni”, como un “niño en una tienda de golosinas”, como algo cursi y repelente, “yo, yo y yo…” (aún me cuesta no ahogarme de la risa cuando lo recuerdo… en serio, tienes que plantearte acudir como monologuista al “Club de la Comedia”, eres un crack).

Pero resulta que ese pedazo de intelectual  con el que tenemos la suerte de contar los  iletrados caspolinos para que nos enseñe el a, e, i, o, u; que se halla por encima del bien y del mal, reivindica por fin su supuesta ¿autoría? y pone las cosas en su sitio, dándole su merecido a ese patán. Para que aquéllos que osaron creerse inteligentes alguna vez sin serlo muerdan el polvo y vuelvan al lugar que por justicia les corresponde, como diría aquél.

“¿Desde cuándo eres tú quien reparte los carnés de escritor en nuestro pueblo?”, dices. ¿Y tú me lo preguntas…?. Lo mismo te pregunto yo cuando te permites ejercer de crítico literario, de narrador omnisciente para caer en tu propia trampa.  No dudas en lanzar descalificaciones sobre mi respuesta, que francamente -sí, francamente-  me resbalan. En cualquier caso me reafirmo en lo que dije: “aspirante a escritor”: no fue un juicio de valor, fue un diagnóstico claro y rotundo. Fueras tú, fuera el “conejo” (como tú lo llamas) o fuese quien fuese.

Y en cuanto a lo de < repartir los “carnés”> qué quieres que te diga: ¿es que en todo se tiene que repartir “carné”?. Ésta es una de las primeras veces que tu subconsciente te traiciona a lo largo de tu extensa perorata y te hace decir lo que realmente piensas; no hace falta que te diga por qué, porque ya lo sabes, aunque no te guste admitirlo.

Creíste que todo era obra suya, de un francotirador escondido tras una firma colectiva al que anular vomitándole encima tus méritos académicos, de un conejo asustado al que atontar con tu juego de luces, cortas y largas, cortas y largas. Y te equivocaste. No fue él. O no fue sólo él.  Yo le dediqué mucho más tiempo y energía

Chico,  en honor a la justicia, para que veas que también tengo talante, aunque por supuesto ni una centésima del que tienes tú, diré que te honra defender a tu colega de aventuras y desventuras,  pero en esa frase digna del epílogo de la saga de Harry Potter detecto cierto tufo que más ningunea a tu colega que otra cosa. Repetimos: “Yo le dediqué mucho más tiempo y energía ”  “Yo (…) más”. ¿No era eso propio de las chonis y los críos hipermimados…? El subconsciente te ha traicionado otra vez, caro mio. Una vez más.Y no es la única en que demuestras, sin darte cuenta, que te crees por encima del resto; incluso de los que son como tú. Sí, sé que le intentarás dar la vuelta y me dirás corto o manipulador, pero en lo más íntimo de tu ser sabes que tengo razón.

¿Me equivoqué en la atribución?. Creo que no, aunque no me importa demasiado ese extremo. Fuera quien fuese el autor me merece idéntica consideración. Tanto si se trata de él como si fuiste tú o cualquier otro de  vuestros  “tertulianos”. Pero no iría tan desencaminado en mi pronóstico cuando parece que la cuestión de la autoría no la tienes muy clara: “No fue él. O no fue sólo él”. ¿En qué quedamos?, ya estás con las contradicciones otra vez. Eres incorregible.

Pero hombre, si aquí teníais una ocasión de oro para dejar otro momento épico, de ésos que no se olvidan, como en “Espartaco” de S. Kubrik, cuando el malvado opresor romano interroga a los esclavos: “-¿Quién es Espartaco?”. Y entonces Kirk Douglas clama: “-Yo soy Espartaco”, y para asombro suyo otro compañero  grita: “- Yo soy Espartaco” y entonces se alzan todos y dejan claro su grito de libertad. Sólo bastaba con que hubierais dicho todos a coro: “Yo soy El Agitador” y no sólo tú; acaparador, que lo quieres todo para ti… Y así, este torpe estratega de provincias habría quedado como el símbolo del caciquismo, el prejuicio sistemático y la opresión de los intelectuales como vosotros: porque vosotros lo valéis, ¡sí señor!. Y el que no se lo crea que haga un acto de fe.

En tu caso, apreciado Jesús, también podemos unir varios puntos con una recta, y perdona el plagio pero como cientos, miles, millones, de caspolinos saben –sabemos- tengo mucho que aprender de ti:

1. Jesús Cirac Febas opina que alguien con un currículo supuestamente brillante no se conforma con vivir en un pueblo ni trabajar en una “triste oficina de turismo”. Por tanto los vagos y limitados, como yo, son los que se quedan en Caspe.

2. Jesús Cirac Febas reconoce que algunos de sus colegas tienen su propio negocio o trabajan en fincas, por supuesto en Caspe.

3. Jesús Cirac Febas trabaja fuera de Caspe, concretamente en una empresa radicada en Zaragoza.

El silogismo está claro: Jesús Cirac piensa que los tontos se quedan en Caspe. Es algo así como ser ciudadano de tercera división. Los currículos acostumbrados a la primera división automáticamente se van a trabajar a la gran ciudad. Como él. ¿En qué lugar deja eso a tus colegas que viven en Caspe, que “tienen negocio propio” o que están cogiendo “frutas por esas fincas de Dios” ?.

Y luego hablas de prejuicios…

Y vuelves a la carga: “¿Y tú? ¿Has emprendido muchos negocios, has trabajado en empresas privadas, has cotizado muchos años a la Seguridad Social, te has emancipado haciéndote cargo de una familia, tienes un oficio reconocido?”.

Si quieres escribes mi biografía, pero en fin, qué te voy a contar si no sé lo que es trabajar ni emprender un negocio propio. Ignoro lo que supone convertirse en autónomo, pagar las cuotas, el I.R.P.F. y luchar por sobrevivir cada día; o trabajar por cuenta ajena con jefes, horarios, horas extras sin cobrar, la dureza de lidiar con los clientes, etc… Para mi corta experiencia eso es ciencia ficción…

Me das risa, Jesusito de mi vida y de mi corazón, especialmente porque tu ignorancia es la misma que la de tu colega: hablas sin conocimiento de causa y caes nuevamente en tus propias trampas; te autocontradices continuamente y no te contesto lo que muchos sabrán de mi vida laboral fuera de la Administración porque tu probada incapacidad para diferenciar el matiz en un discurso me agota más que esta “somorda” veraniega.

Qué sabrás tú para reconstruir mi vida a partir de un fragmento de texto… ¿Qué sabes tú, jugador “en la liga de la vida real”, de los motivos al margen de lo profesional, que me llevaron a querer vivir en Caspe, si no has cruzado palabra conmigo…?.

Para tu estrecha visión del mundo todo es blanco o es negro. Dinero u honor. Corto o manipulador. Luces cortas o largas. Rojo o azul. Derecha o izquierda u opresores y oprimidos. “Los tuyos”, como tú dices casi sin darte cuenta, o “los míos”, como se entendería por contraposición. No lo niegues porque tus líneas están llenas de ejemplos en ese sentido. Y si hay algo que escapa de tu limitado sistema binario de pensamiento, ya no tiene razón de ser y automáticamente es un fraude. Me decepcionas, Jesús, me decepcionas. Sinceramente te creía más listo. Eso no es propio de un maestro de la retórica, de un genio de la dialéctica como tú.

Dices, Jesús, que no tenéis nada en mi contra. Yo tampoco en la vuestra. Pero si lo que atacáis es la forma de contratación, ¿por qué callasteis temerosos de no levantar las iras del Gran Jefe cuando hace un año el Ayuntamiento socialista contrató a Noelia, por ejemplo, con los mismos planes de la DPZ y con idénticos criterios que a mí? A ella incluso la defendéis “¿Qué habrá hecho, la pobre?…” ¿Acaso habríais opinado lo mismo que de mí de haberse contratado a otra persona? Lo dudo.

Venga, hombre, asúmelo de una vez, que no tenéis argumento de fondo… que la cosa cae de su peso. ¿A quién queréis manipular?. Si os estáis descubriendo a vosotros mismos, si sois vosotros los que insultando os autodescalificais (“toma el dinero y corre”, “el trabajo que has trincado”, “tienes la pasta que es lo que querías”…).

Mira, otros jamás hemos criticado cómo pudo gestionar la Oficina esta chica. En aquel momento no lo dijimos, aunque lo supiéramos,  que fuera amiga de la hija del alcalde en funciones, porque eso no es lo criticable. Si hace bien su trabajo, perfecto. Si merecía el puesto en ese momento por cumplir los requisitos mejor que el resto, excelente. Si fuéramos como vosotros -los agitadores- habríamos puesto el grito en el cielo, pero nadie protestó. Ni siquiera vosotros que ahora habláis de parientes o amigos del Equipo de Gobierno y denunciáis la injusticia y el fraude “vengan de donde vengan”.

Dirás que me quiero justificar ante la gente que comparte tus opiniones en las redes, que intento convencerles… Cuánto te equivocas una vez más… En un pueblo de sobras nos conocemos y sabemos quién es quién, y ésos que te aplauden son los estómagos agradecidos, los nodos de la red piramidal como tal vez mucha gente de tu entorno ideológico. Sí, de tu entorno… que son quienes mejor encarnan lo que tú criticas con gran cinismo. De esa gente nada espero pues me temo que comparten tu obtusa y fanática mirada. Ya se sabe que el que se mueve no sale en la foto…

Bien, estimado Jesús, voy concluyendo mis  farragosas “cutreces” porque es la hora de volver al curro. Como comprenderás tengo turistas que atender y con tanta electricidad corriendo por mis venas no puedo estar demasiado tiempo cerca de los cables y los ordenadores, so pena de recibir una megadescarga  que me convierta en un ser aún más monstruoso y repulsivo (ya perdonarás mi toque infantil y que recurra a las metáforas de los supervillanos de Márvel, pero es que también en esto tengo que aprender de ti…)

Y aunque no te lo creas coincido plenamente contigo cuando dices que “lo que queremos es que esto acabe, que la “costumbre” de enchufar a los nuestros termine de una vez por todas y para siempre, que todos tengan las mismas posibilidades a la hora de optar a un puesto de trabajo pagado con dinero público (…) gobierne quien gobierne” Aunque no lo dijeras hace un año, con el otro gobierno, con el del PSOE en circunstancias idénticas, más vale tarde que nunca.

A ver si de una vez es verdad.

Bene valete.

Álvaro Manuel Clavero Cebrián

    Imprimir       Email

5 Commentarios

  1. Un caspolino. dice:

    Clavero… dudo en poner un comentario diciendo (una vez más) lo acertado que estás en tus expresiones escritas: claro, concreto y “casi” conciso… Y que cualquiera puede ver tu valía (sí, es fácil ver el bagaje cultural de uno según la manera de escribir…).
    Pero no me atrevo del todo… porque obligaré a esos (¿cómo llamarles?) a volver a boicotear (supongo que no se creerán demócratas…) los comentarios, alterando, de manera poco “elegante”, la puntuación… en algunos sitios eso se llama “pucherazo”, “manipulación” es decir, fascismo puro y duro… Pero bueno, ¡por una vez que trabajan un poco….! (la “mamá” ya les preparará el puchero…).
    Por otra parte… No entres al trapo. no va (valen) la pena. ¿Te preocupa su “opinión” (caso que tengan)?.
    Y ahora… ¡trabajo para los que cambian los votos!.

  2. Revólver dice:

    Para mí, vuelve a estar en el punto justo tu réplica… Y bueno, como mero espectador, me divierten estas luchas de Góngoras y Quevedos, aunque yo siempre tuve mi favorito 😉

  3. Sole dice:

    el cirac éste es un plasta y un maleducado

  4. Joaquin Cirac Garcia dice:

    Pero en su honor hay que decir que, como Alvaro Clavero, firma lo que escribe….

    Salud

  5. olivera-acojonada dice:

    Lo que tendrías que hacer Álvaro, es leerte el artículo recién publicado en el agitador por Alberto Lallana Moreno.

    Ya nos ha contado tu amigo Javier Sagarra que has sacado sobresaliente en historia del arte y que eres un magnífico pintor.

    Con ese currículo y con tu experiencia profesional en dos contratos en el Ayuntamiento de técnico de turismo, todo sea dicho con dos partidos políticos diferentes, en los que has militado sucesivamente, a capataz agrario…..vamos que no tengo ninguna duda de tu valía para este último puesto y de que estás mucho más preparado para ejercerlo que el resto de tus competidores de concurso.

    Felicidades chico, lo mismo vales para un roto que para un descosido!!!!!!

Gracias por elegirnos

  • ElGuadalope.Radio.(G180)

    logoElGuadalope.Es

    Con +2 millones de consultas

    ® T.N.C. 290.177

    www.elguadalope.es

    ©1917 ® 2009 EL GUADALOPE

    Con nuevos retos...

    EuroGlobalMedia
    WhatsApp
    Pincha y escucha... ElGuadalope.Radio.(G180)

    Actualidad, entrevistas, plenos y música 24h. 

  • Opinión lectores

  • Hemeroteca

Te podría gustar...

El Caspe del pasado…

Leer Más →