Cargando...
Estás aquí:  Portada  >  Hemeroteca  >  EL GUADALOPE  >  Artículo actual

La Natividad del Señor

   /  24/12/2013  /  Comentar

    Imprimir       Email

Caspe década 1900EL GUADALOPE | Caspe, 23 de diciembre de 1928 |

Padre, Francisco de Paula Aparicio – Franciscano

La Natividad del Señor

Otra vez llegamos al hermoso sobre toda ponderación y verdaderamente clásico Día de Navidad.

Feliz NavidadCon tan fausto motivo el automóvil, el tren, la diligencia, el carromato, el rocín y las alpargatas andadoras conducen a la vez, y por los mismos y encontrados caminos, un tropel abigarrado, confuso, revuelto y agradable, de hombres a cuyos ojos se mira, coquetonamente vestida de gala, rozagante y deslumbradora, la más franca de las alegrías, y en cuyo corazón anidan el calor inextinguible que en el dejara el regazo materno, dulcísimos idilios que ahora cantan, con el poeta, a la esperanza de un amanecer risueño y muy próximo y que pasado mañana, imitando a la Naturaleza, semejarán desbordarse en gotas de rocío, que son perlas con que las flores salpican el divino pesebre, a modo de refulgentes lumbreras; en cadenas de carámbanos de hielo, que son sartas de brillantes con que el invierno trata de deslumbrar al bellísimo establo de Belén; en sábanas de nieve, que son planchas de bruñida plata, tachonadas de clavos de nácar; de ágora onix, de záfiros de agua, de topacios transparentes, con cuyos hermosos cambiantes y destellos, pretende el mundo marcar el camino por donde ha de venir el Redentor, en ríos congelados que se precípitan en imponentes cataratas formadas de piedras preciosas y estrellas rutilantes con que los Ángeles quieren engalanar la tierra para celebrar la llegada del Mesías.

EL GUADALOPE - AÑO XII CASPE 23 DICIEMBRE DE 1928  NUM 529 - Pg 3La Pascua de Navidad, que todos los hogares cristianos conmemoran en familia, arranca a los salones aristocráticos, a las aulas, a los cuarteles, a las fábricas, multitud de gentes que marchan a sus casas a saludar alborozadas al nacimiento del Niño Jesús. Solo el pobre enfermo ausente y el desventurado emigrante y el infeliz desterrado y el condenado a sufrir la pérdida de su libertad no tienden, en tan placentero día, las alas para retornar a su nido, a cantar entre los suyos la venida de Cristo, en cadenciosas pastoriles, en tiernas elegías, en suaves alboradas, en melosas saetas, en delicados villancicos.

Sí, todos en ese día se encuentran en sus casas, entre los suyos, calentándose con la hoguera del amor filial, con la hoguera del amor de familia, con la hoguera del amor puro, santo y cristiano de los hijos de Dios.

Se reúnen porque la fiesta del Nacimiento del Señor tiene en, verdad un carácter naturalmente alegre, expansivo y democrático y adornado con una sencillez encantadora lo mismo para el pobre que felicita las Pascuas al rico en armoniosos cánticos, que para el rico, que se honra depositando en la mano del pobre espléndidas «propinas, estrenas, aguinaldos o colaciones».

Es que Navidad ha sido, es y será siempre el día de los gratos recuerdos.

Padre, Francisco de Paula Aparicio – Franciscano

EL GUADALOPE  –  AÑO XII      CASPE 23 DICIEMBRE DE 1928      NÚM. 529

    Imprimir       Email

Gracias por elegirnos

  • ElGuadalope.Radio.(G180)

    logoElGuadalope.Es

    Con +2 millones de consultas

    ® T.N.C. 290.177

    www.elguadalope.es

    ©1917 ® 2009 EL GUADALOPE

    Con nuevos retos...

    EuroGlobalMedia
    WhatsApp
    Pincha y escucha... ElGuadalope.Radio.(G180)

    Actualidad, entrevistas, plenos y música 24h. 

  • Opinión lectores

  • Hemeroteca

Te podría gustar...

El Caspe del pasado…

Leer Más →
A %d blogueros les gusta esto: