Cargando...
Estás aquí:  Portada  >  Hemeroteca  >  EL GUADALOPE  >  Artículo actual

Discurso inaugural de Felipe VI

   /  20/06/2014  /  Comentar

    Imprimir       Email

Francisco Rodríguez BarragánCuando tantas plumas autorizadas han escrito sobre la llegada al trono de España de Felipe VI y su discurso inicial, es un atrevimiento por mi parte decir algo al respecto, pero el mismo día de la abdicación de Don Juan Carlos escribí que dado que nuestra Constitución encarga al Rey arbitrar y moderar el funcionamiento de las instituciones, esto solo puede ejercerse desde la auctoritas, que es un saber socialmente reconocido, que hay que adquirir mediante un esfuerzo sostenido, para estar por encima y más allá de las luchas de poder, de los intereses partidarios.

Decía también que el nuevo Rey necesitaría de un bien desarrollado sentido común y de una conducta intachable, desprendida, generosa, capaz de acercarse a los ciudadanos y comprenderlos, capaz de señalar los fallos y las equivocaciones que cometan las instituciones y que podría moderar y arbitrar cuando sus observaciones y sugerenciastengan el suficiente peso para ser escuchadas por los que detentan la potestas, es decir el gobierno de la nación.

He leído atentamente el discurso del nuevo rey que se presenta como una monarquía renovada para un tiempo nuevo, lo cual suena bastante bien y lo que dice respecto al modo como ejercerá el papel que la Constitución asigna a la Corona, su compromiso con la sociedad, su aspiración a ser fiel intérprete de las aspiraciones y esperanzas de los ciudadanos y compartir y sentir como propios sus éxitos y sus fracasos, me parece un laudable deseo.

Dice el Rey que hoy, más que nunca, los ciudadanos demandan con toda razón que los principios éticos y morales inspiren nuestra vida pública. Esta rotunda afirmación demuestra que estamos padeciendo una profunda crisis de principios y valores y su llamamiento a que la ejemplaridad presida la vida pública, toca la parte más sensible de la situación que hay que resolver con principios y valores consistentes, como el derecho a la vida, el papel de la familia o la erradicación de la corrupción, aunque no haya hecho ninguna referencia al respecto.

El deseo de que los ciudadanos recuperen y mantengan la confianza en sus instituciones y una sociedad  basada en el civismo, la tolerancia y la honestidad, me parece asimismo un buen programa pero, si hay que recuperar alguna cosa, es porque se ha perdido. Los ejemplos de vandalismo, intolerancia y deshonestidad nos los sirven cada día los noticiarios. Se recoge lo que se siembra.

Reconocer que España es una y diversa es una obviedad que ha dejado de serlo cuando hay trozos que quieren dejar de ser españoles. Después de una larga etapa en la que se han desarrollado los nacionalismos excluyentes y sembrado odio y división, hará falta algo más que buenas palabras para volver a vivir la igualdad, la solidaridad y el respeto a la ley entre los pueblos en una España en la que quepamos todos.

Quizás para marcar la aconfesionalidad del estado han sido eliminadas de todas las  ceremonias cualquier referencia religiosa en esta sucesión, no obstante la Conferencia Episcopal ordenó celebrar la misa por el nuevo rey. El apóstol San Pedro nos dice a los cristianos en su primera carta: honrad a todos, amad a los hermanos, temed a Dios y honrad al rey. Trataré de cumplirlo.

Francisco Rodríguez Barragán

    Imprimir       Email

Gracias por elegirnos

  • ElGuadalope.Radio.(G180)

    logoElGuadalope.Es

    Con +2 millones de consultas

    ® T.N.C. 290.177

    www.elguadalope.es

    ©1917 ® 2009 EL GUADALOPE

    Con nuevos retos...

    EuroGlobalMedia
    WhatsApp
    Pincha y escucha... ElGuadalope.Radio.(G180)

    Actualidad, entrevistas, plenos y música 24h. 

  • Opinión lectores

  • Hemeroteca

Te podría gustar...

El Caspe del pasado…

Leer Más →