Cargando...
Estás aquí:  Portada  >  Hemeroteca  >  EL GUADALOPE  >  Artículo actual

Olvidar la historia

   /  25/07/2014  /  Comentar

    Imprimir       Email

Francisco Rodríguez BarragánLos pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla. Cicerón

En vísperas de la reunión entre Mariano Rajoy y Artur Mas he vuelto a leer el discurso de Ortega y Gasset de 13 de mayo de 1932, en el debate sobre el Estatuto de Cataluña. La constitución de la República Española de 9 de diciembre de 1931 estableció en su artículo 8º que el Estado español estaría integrado por Municipios mancomunados en  provincias y por las regiones que se constituyeran en régimen de autonomía. 

El 15 de septiembre de 1932 fue promulgado el Estatuto con la firma del Presidente de la República Alcalá Zamora. El 6 de octubre de 1934 Companys proclama el Estado Catalán y el día siguiente el Diario Oficial del Ministerio de la Guerra publica el parte oficial de la Presidencia del Consejo de Ministros en el que se declara “que el Presidente de la Generalidad, con olvido de todos los deberes que le impone su cargo, su honor y su responsabilidad se ha permitido proclamar el Estat Catalá. Ante esta situación el Gobierno de la República ha tomado el acuerdo de proclamar el estado de guerra en todo el país”

Las prolijas y sensatas reflexiones de Ortega sobre las ventajas de un gobierno autonómico dentro de la nación española, no parece que causaran ningún efecto en los políticos catalanes y su obsesión nacionalista. Los que firmaron el pacto de San Sebastián para liquidar la monarquía e instaurar la república sólo les importaba sumar socios a su proyecto, sin pensar si tales socios eran dignos de confianza. Olvidaron la historia de la primera república que quería ser federal (no pasó de proyecto) y resultó desmenuzada en cantones que, sin pies ni cabeza, se combatían sin descanso desmembrando la nación.

La transición que se produjo a la muerte de Franco, también olvidó la historia, buscó socios para borrar el franquismo, incluidos los nacionalistas que aceptaron colaborar como un paso más en el camino de su independencia. El Título VIII de la constitución vigente llevaba dentro el mal que, ingenuamente, pretendían conjurar. Los Estatutos de Autonomía, siempre ampliados, solo han servido para estimular el apetito de ruptura, de independencia, de los nacionalistas.

Como ya observó Orwell el nacionalismo es sed de poder mitigada con autoengaño. Todo nacionalista es capaz de incurrir en la deshonestidad más flagrante, pero, al ser consciente de que está al servicio de algo más grande que él mismo, también tiene la certeza inquebrantable de estar en lo cierto y el nacionalismo, es inseparable del deseo de poder; el propósito constante de todo nacionalista es obtener más poder y más prestigio, no para sí mismo, sino para la nación o entidad que haya escogido para diluir en ella su propia individualidad

Ya sé que nuestros políticos no leen a Ortega y Gasset ni a Julián Marías, a los que ni se les cita, parecen haber sido proscritos de nuestra historia y así nos va. Muchos quizás piensan que si se resuelven los problemas económicos y disminuye el paro todo se resuelve. Creo que es un error ya que es necesario curar el alma de España antes de acometer una reforma constitucional que algunos “modernos” quieren que sea federal, ¿como la I República, la que se proclamó el 11 de febrero de 1873 y se acabó el 3 de enero de 1874, con mucha más pena que gloria?

Francisco Rodríguez Barragán

    Imprimir       Email

Gracias por elegirnos

  • ElGuadalope.Radio.(G180)

    logoElGuadalope.Es

    Con +2 millones de consultas

    ® T.N.C. 290.177

    www.elguadalope.es

    ©1917 ® 2009 EL GUADALOPE

    Con nuevos retos...

    EuroGlobalMedia
    WhatsApp
    Pincha y escucha... ElGuadalope.Radio.(G180)

    Actualidad, entrevistas, plenos y música 24h. 

  • Opinión lectores

  • Hemeroteca

Te podría gustar...

El Caspe del pasado…

Leer Más →