Cargando...
Estás aquí:  Portada  >  Hemeroteca  >  Noticias  >  Opinión  >  Con firma propia  >  Artículo actual

Cocina Navideña Gobal

   /  17/11/2014  /  Comentar

    Imprimir       Email

Mercè SentiasEn un mundo globalizado aún quedan algunos bastiones inamovibles, donde se conservan las tradiciones heredadas de nuestros ancestros, como es la Navidad, que sigue teniendo su toque especial y único en cada una de las ciudades europeas. Algunos alimentos son comunes en las distintas regiones, aunque su sabor nada tendrá que ver dependiendo de dónde los consumamos.

Los entrantes no pueden faltar en ninguna celebración, y mucho menos en Navidad. Los aperitivos son quizás los que más juego dan a la hora de innovar, dando lugar a gran variedad de platos. Los pescados, los patés o las sopas suelen ser los encargados de abrir boca.

En Francia comienzan con un foie-gras de pato o de oca y con una morcilla de color blanco llamada boudin blanc. En Bélgica aportan originalidad cocinando unas riquísimas croquetas de patata conocidas como aardappel kroketjes.

Las gachas de arroz son típicas de Noruega y los italianos se decantan por unos entremeses denominados antipasti. En Polonia prefieren empezar por una buena sopa a la que conocen por el nombre de barszcz, cuyo ingrediente básico es la remolacha; en Lituania eligen un consomé de frutos secos.

De los entrantes pasamos al plato principal del menú. Las carnes suelen ser las elegidas para este momento, consumiéndose principalmente pavo, ganso y cerdo, cocinados, en su mayoría, al horno y acompañados con distintas guarniciones. En los Países Bajos, por ejemplo, rellenan el pavo con un delicioso puré de castañas, mientras que en Reino Unido lo acompañan con patatas, zanahorias y coles de Bruselas. En Irlanda lo hacen estofado con salsa de arándanos.

El cerdo también ofrece muchas alternativas. En Letonia cocinan su hocico relleno de cebada, dando lugar a un plato típico de la zona al que denominan el kukis y en Noruega cobran especial protagonismo las costillas. El ganso lo encontrarmos asado con repollo en Alemania, o relleno de patatas con salsa de manzana en Irlanda.

Aunque en muchos países las carnes acaparan toda la atención, el pescado empieza a hacerle sombra en muchas de las regiones del Viejo Continente, sobre todo las que se encuentran más próximas al mar, dando lugar a ligeros y sofisticados menús.

En Suecia, por ejemplo, está presente en casi todos sus platos: arenques en escabeche, salmón adobado, bacalao macerado y sus tradicionales ‘tentaciones de Juan’, hechas de patata, cebollas y anchoas gratinadas. En Noruega no puede faltar el salmón y, en Austria, la trucha es la protagonista indiscutible de la mesa.

Portugal también opta por el pescado. En las regiones norteñas elaboran un riquísimo bacalao cocido con patatas y huevos. No olvidemos que Portugal se jacta de saber cocinar el bacalao de 365 maneras diferentes, por tanto, es eviente que en Navidad no puede faltar el bacalao en su mesa.

 Al igual que en Galicia, el pulpo también es habitual en sus mesas, aunque en España se sirve más como entrante que como plato principal.

¿Qué sería de las comidas navideñas sin un buen postre? Los turrones y mazapanes son los más característicos aunque hay otros muchos como las galletas, el pan dulce o los buñuelos, que harán las delicias de los comensales.

En Dinamarca son muy típicos unos pasteles conocidos por el nombre de klejner y brune kager; mientras que el primero, similar al castellano pestiño, se elabora con huevo, mantequilla y corteza de limón, el segundo tiene forma de galleta y se elabora con una pasta de pan de jengibre y nueces.

Aunque en este lugar no puede faltar su plato estrella: el arroz con leche y nata (crema de leche) relleno de almendras picadas y con salsa de cerezas por encima.

Francia tampoco se queda atrás y su mesa la ocupará un suculento tronco de chocolate relleno de crema o trufa. También es tradicional la Galette des Rois, una tarta de hojaldre rellena de pasta de almendras que consumen durante el mes de enero, muy similar a nuestro clásico Roscón de Reyes.

En Irlanda y Reino Unido se elabora un dulce con leche, trocitos de fruta, nueces y pasas al que se le añade brandy para flambearlo. Italia se decanta por el Panettone, un jugoso bizcocho de grandes dimensiones relleno principalmente con pasas y frutas confitadas, aunque los podemos encontrar con otros ingredientes dependiendo de la región donde se elaboren.

Pero por encima de todo, la Navidad es una época para reencontrarnos con la familia, con nuestros seres queridos. Es obvio que en la mesa de cada país habrá lo mejor que su tierra o posibilidades pueda ofrecer, ya que el amor a los seres que nos importan también se expresa a través de la cocina, sea cual sea la nacionalidad.

Ya lo ven, recetas de cocina para Navidad pueden encontrar a miles,  de todos los rincones del mundo y con los ingredientes más variopintos, pero el más importante de todos ellos es que se degusten en compañía.

Mercè Sentias

    Imprimir       Email

Gracias por elegirnos

  • ElGuadalope.Radio.(G180)

    logoElGuadalope.Es

    Con +2 millones de consultas

    ® T.N.C. 290.177

    www.elguadalope.es

    ©1917 ® 2009 EL GUADALOPE

    Con nuevos retos...

    EuroGlobalMedia
    WhatsApp
    Pincha y escucha... ElGuadalope.Radio.(G180)

    Actualidad, entrevistas, plenos y música 24h. 

  • Opinión lectores

  • Hemeroteca

Te podría gustar...

Si después de la muerte no hay nada ¿para qué amar al prójimo?

Leer Más →