Cargando...
Estás aquí:  Portada  >  Hemeroteca  >  Noticias  >  Opinión  >  Con firma propia  >  Artículo actual

Una buena formación no es suficiente

   /  02/12/2014  /  Comentar

    Imprimir       Email

Francisco Rodríguez BarragánEl caso de los sacerdotes presuntamente pederastas de mi ciudad, ha provocado que muchas conversaciones giren sobre la cuestión y se pregunten escandalizados: ¿cómo es posible que, habiendo recibido una buena formación,  puedan dejarse llevar por un vicio tan repugnante?

Por mi parte respondo, que la formación por sí sola no es suficiente para estar a salvo de las tentaciones que el demonio nos presenta cada día, aunque buena parte de los que me escuchan no creen en la existencia del demonio.

También arguyo que todos los corruptos, que andan por los tribunales por haberse enriquecido ilícitamente,  no carecen de formación, aunque nunca se hace mención de ello en el mismo sentido que los curas, pero tanto unos como otros sabían perfectamente que lo que hacían era malo.

Pienso que todos tenemos bastante claro lo que está bien y lo que está mal, de lo que hacemos cada día, aunque nuestras acciones no lleguen a estar tipificadas en el Código Penal. Los curas pederastas son malos, malísimos, los corruptos son también malísimos, pero cada uno de nosotros ¿estamos acaso justificados, esperando nos canonicen?

Nadie está libre de ser tentado por el demonio y caemos una y otra vez cada día, pero tenemos una gran habilidad para justificarnos con las más variadas y falsas argucias.

La mentira la usamos de forma habitual, sin ningún remordimiento de conciencia, siempre que el embuste nos sea favorable. Lo mismo la otra clase de mentira que es la ocultación de la verdad en el ámbito familiar, en el ámbito laboral o el fiscal.

La fornicación y otros vicios han tomado carta de naturaleza en nuestra sociedad. Gozar de la sexualidad sin trabas ni responsabilidad, incluso respetando, como ahora se dice, la orientación sexual de cada cual. Todo vale, si no media violencia declarada o de género. Si no creemos que el fornicio y otros vicios sean pecado, tampoco creeremos que el demonio nos esté tentando todos los días. El gran éxito de Satanás es haber conseguido pasar desapercibido.

Nuestra naturaleza, que teóricamente debía tender al bien y a la verdad, podemos comprobar que se complace en el mal y en la mentira, siempre que con ello nos libremos de cualquier esfuerzo personal.

Andamos averiguando los misterios del universo, pero no tratamos de saber lo que haya podido ocurrir para que nuestra naturaleza esté sujeta a la seducción del mal. Peor aún: rechazamos las explicaciones que se nos ofrecen si llevan implícitas el esfuerzo del dominio de sí mismos o la exigencia de reconocer  a un Dios-Creador que nos pedirá cuentas.

Los cristianos recitamos a menudo, más o menos distraídos, la oración que el mismo Jesús nos enseñó: el padrenuestro, que termina pidiendo a Dios que no nos deje caer en la tentación y nos libre del mal. Porque el mal existe, actúa en el mundo y se opone a que los hombres alcancemos la gloria que ellos perdieron por su soberbia.

Empieza el Adviento, tiempo de esperanza, pero ¿qué esperamos? ¿el estado de bienestar? ¿consumir hasta reventar? ¿diversión y vacaciones?… Si no reconocemos nuestra situación de pecadores no habrá salvación para nosotros.

Francisco Rodríguez Barragán

    Imprimir       Email

Gracias por elegirnos

  • ElGuadalope.Radio.(G180)

    logoElGuadalope.Es

    Con +2 millones de consultas

    ® T.N.C. 290.177

    www.elguadalope.es

    ©1917 ® 2009 EL GUADALOPE

    Con nuevos retos...

    EuroGlobalMedia
    WhatsApp
    Pincha y escucha... ElGuadalope.Radio.(G180)

    Actualidad, entrevistas, plenos y música 24h. 

  • Opinión lectores

  • Hemeroteca

Te podría gustar...

Susana Díaz, puro populismo y cutre demagogia

Leer Más →