Cargando...
Estás aquí:  Portada  >  Hemeroteca  >  Noticias  >  Opinión  >  Con firma propia  >  Artículo actual

El demonio existe, aunque no creamos en él

   /  16/01/2015  /  Comentar

    Imprimir       Email

Francisco Rodríguez BarragánLos demonios existen, son seres espirituales dotados de una inteligencia muy por encima de los hombres, aunque han conseguido, en un alarde de sublime sutilidad, pasar desapercibidos. Dice Baudelaire que es más difícil amar a Dios que creer en Él y por el contrario nos resulta más difícil creer en el diablo que amarlo pues todo el mundo le sirve y nadie cree en él.

La historia nos ofrece una continuada lucha entre pueblos, razas, civilizaciones o religiones y como razonamos que todo lo que ocurre ha de tener una causa, también los pensadores y filósofos nos ofrecen una extensa variedad de explicaciones de las luchas y de las guerras que padece la humanidad sin solución de continuidad.

El ansia de poder, la voluntad de conquista, el expansionismo de los imperios, la lucha de clases, la infraestructura económica o la rebatiña para quedarse con las riquezas de otros continentes, de otros pueblos, han desembocado en cruentas guerras, esclavitudes y colonialismos.

No se nos ocurre señalar al demonio como el gran atizador de todos los conflictos, pero la soberbia que nos lleva a considerar que somos los hombres y solo los hombres los que construimos el mundo, es la misma soberbia de Satán que no quiere someterse a Dios, ni quiere que los hombres lo busquen y lo amen.

La gran habilidad demoníaca consiste en su capacidad para jugar en los dos lados del tablero. Pensemos en el actual conflicto entre la cultura occidental y el islam. Como el más devoto de todos los musulmanes agita si tregua la esperanza de que el mundo lo que necesita es la sumisión a Alá, la obediencia a la sharia y la necesidad de la guerra santa para vencer a los infieles.

Al mismo tiempo, el demonio,  como el occidental más progresista, se dedica a convencernos de que somos la civilización del siglo XXI, respetuosa de los todas las libertades y todos los derechos humanos, la que se enfrenta a una civilización atrasada, que no ha pasado por las luces de la ilustración y sigue anclada en el nefasto integrismo religioso del que occidente se libró.

Los actos terroristas son reivindicados por organizaciones musulmanas, aunque muchos musulmanes no los compartan, al mismo tiempo que todos los medios de propaganda occidentales reivindican el progreso de nuestras libertades sin cuestionarlas, sin examinar si efectivamente son tan buenas como decimos.

Nuestra realidad occidental, enferma de relativismo, pierde valores y pierde población. La natalidad disminuye mientras el aborto crece. La familia está en crisis mientras una sexualidad irresponsable se impone. El estado de bienestar, del que estamos tan orgullosos, cada vez resulta más insostenible. Hay sectores de la población desencantados de los políticos y dispuestos a entregarse a demagogos irresponsables. Para qué seguir.

Nos creemos emancipados, liberados de las religiones, nos basta nuestra razón para construir un mundo ¿feliz? en el que Dios no es necesario y el demonio triunfa en toda la línea.

Amar a Dios significa amar al prójimo de verdad, cara a cara, sin ONGS interpuestas, y esto es difícil sin la ayuda de Dios. Claro, que el demonio puede sugerirnos a los cristianos multitud de iniciativas en las que creamos que estamos amando a Dios sin las molestias del prójimo.

Francisco Rodríguez Barragán

    Imprimir       Email

Gracias por elegirnos

  • ElGuadalope.Radio.(G180)

    logoElGuadalope.Es

    Con +2 millones de consultas

    ® T.N.C. 290.177

    www.elguadalope.es

    ©1917 ® 2009 EL GUADALOPE

    Con nuevos retos...

    EuroGlobalMedia
    WhatsApp
    Pincha y escucha... ElGuadalope.Radio.(G180)

    Actualidad, entrevistas, plenos y música 24h. 

  • Opinión lectores

  • Hemeroteca

Te podría gustar...

Susana Díaz, puro populismo y cutre demagogia

Leer Más →