Cargando...
Estás aquí:  Portada  >  Hemeroteca  >  Noticias  >  Opinión  >  Con firma propia  >  Artículo actual

Trabajo vitalicio

   /  04/02/2015  /  Comentar

    Imprimir       Email

Francisco Rodríguez BarragánLlevamos un largo periodo de tiempo hablando de las personas que no tienen trabajo y por tanto resultan excluidas de esta rueda del progreso indefinido en el que unos empresarios fabrican cosas que otros compran, mientras el gobierno calcula índices de producción y de consumo, hasta aburrir a los ciudadanos.

Los que producen quisieran que hubiera más personas consumidoras pues si los consumidores no crecen la economía se estropea. Si los que producen pagaran más a sus empleados, estos podrían comprar más cosas, pero el coste de la producción se elevaría.

La única solución, al parecer, es que haya más personas que trabajen. Para juzgar de la bondad de las medidas del gobierno, cada mes andan contando las personas que han conseguido un trabajo, las que lo han perdido y las que no es fácil que lo consigan, los mayores no tienen muchas posibilidades de que los contraten y los jóvenes tampoco cuentan con facilidades para obtener su primer empleo.

También los políticos y los sindicatos examinan si los contratos que se firman cada mes son temporales o indefinidos, si son a jornada completa o por horas, para sacar las consecuencias favorables o adversas de su escrutinio. Al leer todas estas informaciones que el gobierno nos ofrece, he recordado lo que leí en un libro que escribió Hilarie Belloc hace más de un siglo, con el título El Estado Servil. Copio sus palabras: “Si a los millones de familias que hoy día viven de un salario se les propone un contrato vitalicio de trabajo que les garantice la perpetuidad en el empleo, con el salario íntegro que cada uno considere que gana normalmente, ¿cuántos lo rechazarían?”.

Añado yo, aquí y ahora: Si la propuesta de tal contrato vitalicio se hiciera a los millones de parados, ¿cuántos lo rechazarían?.

En nuestro país y en los de nuestro entorno no hay duda que existe una mayoría que firmaría este contrato y una minoría empresarial y dirigente que los ofrecería, si creyeran que con ello consolidarían su posición y aumentarían sus ganancias.
También dice Belloc que la gran masa de asalariados (añado: y parados) sobre la que se asienta nuestra sociedad miraran como un bien todo aquello que los ponga a cubierto de los peligros de inseguridad que le acechan.

Para conjurar tales peligros se montó por los gobiernos occidentales un vasto sistema de seguridad social, espoleados por el miedo que les infundían las ideas socialistas, pero cada vez más sujeto a frecuentes crisis. El estado de bienestar, en el fondo un Estado Servil, en un mundo globalizado está resultando inviable, al parecer.

Para evitar que los asalariados comprendieran la fragilidad de su posición, se lanzó la buena nueva de la democracia: somos un país soberano. Dado que podemos emitir nuestro voto cada periodo, todos quedamos convencidos de que estábamos eligiendo a nuestros gobernantes, pero la realidad es que los que de verdad mandan, llegan al poder por otros caminos.

Los que resultan investidos democráticamente, la mayoría serán buena gente, aunque su poder será bastante limitado, lastrado de incompetencia, de sumisión a las cúpulas partidarias, de ocasiones para corromperse. Tengo la impresión, seguramente errónea, de que nuestros políticos podrían jugar con la camiseta del equipo contrario, sin mayor problema.

Se nos anuncian consultas democráticas variadas que pueden cambiar a los políticos, pero a los que mandan, creo que no.

Francisco Rodríguez Barragán

    Imprimir       Email

Gracias por elegirnos

  • ElGuadalope.Radio.(G180)

    logoElGuadalope.Es

    Con +2 millones de consultas

    ® T.N.C. 290.177

    www.elguadalope.es

    ©1917 ® 2009 EL GUADALOPE

    Con nuevos retos...

    EuroGlobalMedia
    WhatsApp
    Pincha y escucha... ElGuadalope.Radio.(G180)

    Actualidad, entrevistas, plenos y música 24h. 

  • Opinión lectores

  • Hemeroteca

Te podría gustar...

La Cita de Puigdemont y el Día Mundial de la Salud Mental…

Leer Más →