Cargando...
Estás aquí:  Portada  >  Hemeroteca  >  Noticias  >  Opinión  >  Con firma propia  >  César Valdeolmillos Alonso  >  Artículo actual

Cara y cruz

   /  05/09/2016  /  Comentar

    Imprimir       Email

“Amar es lo contrario de utilizar”

Juan Pablo II

 

Aunque movidos por las acostumbradas ideologías anticlericalistas ha habido quien se apresurado a intentar manchar su nombre, la madre Teresa de Calcuta, ha sido canonizada. Difícil resulta encontrar en una sociedad como la nuestra en la que los más nobles valores del ser humano, han sido sustituidos por el becerro de oro a una persona que como la madre Teresa, haya entregado su vida a dar amor y refugio a los más necesitados de los necesitados, a los más desprotegidos, a los no olvidados, sino ignorados.

Sin duda alguna, analizada su obra desde un punto de vista meramente materialista, esos seres desamparados a los que ella recogía con amor, necesitaban más atenciones de las que la santa —porque si alguien es acreedor a este adjetivo, es la madre Teresa— podía facilitarles. Pero si en obra ejemplar hubo carencias, es una indignidad tratar de imputárselas a ella, que no tuvo nunca el menor sonrojo para denunciar la injusticia y el egoísmo de los ante tanta miseria, miraban con indiferencia hacia otro lado.

Teresa de Calcuta fue siempre un ejemplo de lo que es el verdadero amor a sus semejantes, un testimonio vivo y apasionado de generosidad, una demostración permanente de sacrificio y renuncia de sí misma, una pauta a seguir —lacerante para algunos— de servicio a los demás.

¡Servicio a los demás! Cuando constato esta actitud de esa pequeña gran mujer, pequeña por su contextura, pero inmensa por su capacidad de amar, no puedo por menos de pensar en la iniquidad de nuestros políticos, que tanto se jactan de tener un espíritu de servicio y entrega, al confrontarlo con el triste espectáculo del que estamos siendo testigos desde hace más de ocho meses.

El mandato de los españoles en las dos últimas elecciones, ha sido muy claro: Diálogo entre las distintas fuerzas políticas. Y sin embargo, lo único que nos han ofrecido ha sido oportunismo, obstinación, inmovilismo, orgullo, soberbia, prepotencia, desprecio, enfrentamiento, revanchismo, acusaciones y amenazas mutuas, y un implacable deseo de aniquilar en sus funciones al adversario. Cualquier cosa menos ese espíritu de servicio del que tanto blasonan.

Todo un ejemplo de arrogancia y menosprecio a quienes les mantenemos en sus puestos.

Lo sorprendente de este penoso espectáculo, es que estas actitudes han sido ejercidas con una intensidad inversa a la confianza obtenida de los electores.

¿Sabrán sus señorías lo que es entendimiento y diálogo?

Hoy, tras lo presenciado y vivido en los últimos ocho meses, los españoles que vivimos la sorprendente obra que fue la Transición, echamos en falta aquella firme voluntad de los políticos de entonces, con la que afrontaron con veracidad la realidad de España, y como aquella disposición se alzó como una atalaya de esperanza en los corazones de todos aquellos españoles que querían hacer de nuestro país, dentro de nuestra diversidad, el hogar común desde el que proyectar un prometedor futuro. Me estremece el alma recordarlo ahora, cuando contemplo la mezquindad de quienes aspiran a dirigirnos. Como ejemplo paradigmático, y en contraposición de la agresividad verbal y gestual de los actuales comunistas de Podemos, cabe citar el hecho de que en la asamblea que el partido comunista de Santiago Carrillo, celebró el 28 de julio de 1977 en Roma, evitó en dicho acto los puños en alto y el canto de la Internacional, tan del gusto de los socialistas. Carrillo exhortó a la oposición a «dialogar responsablemente con el Gobierno de Adolfo Suárez sobre las condiciones de una transformación democrática», asegurando que su partido no estaba sujeto a ninguna disciplina internacional. La asamblea respiraba deseo de demostrar una verdadera imagen de moderación.

Me pregunto qué hubiese ocurrido en aquel entonces de haber existido unos políticos que hubiesen dicho, no, no y no y hubieran antepuesto sus intereses personales y partidistas, al interés general de todos los españoles.

César Valdeolmillos Alonso

    Imprimir       Email

Gracias por elegirnos

  • ElGuadalope.Radio.(G180)

    logoElGuadalope.Es

    Con +2 millones de consultas

    ® T.N.C. 290.177

    www.elguadalope.es

    ©1917 ® 2009 EL GUADALOPE

    Con nuevos retos...

    EuroGlobalMedia
    WhatsApp
    Pincha y escucha... ElGuadalope.Radio.(G180)

    Actualidad, entrevistas, plenos y música 24h. 

  • Opinión lectores

  • Hemeroteca

Te podría gustar...

Susana Díaz, puro populismo y cutre demagogia

Leer Más →