Cargando...
Estás aquí:  Portada  >  Hemeroteca  >  Noticias  >  Opinión  >  Con firma propia  >  Al-Hakam Morilla Rodríguez  >  Artículo actual

Pirómanos sin mareas

   /  08/09/2016  /  Comentar

    Imprimir       Email
“Un país, una civilización se puede juzgar por la forma que trata a sus animales”. Mahatma Gandhi.
Salta a los medios de comunicación, cada dos por tres, que en tal o cual sitio de la Península Ibérica se produce un fuego que arrasa miles de hectáreas. Nos hemos acostumbrado ya a la devastación periódica de los bosques. Sin faltar la coletilla habitual: la intencionalidad de la catástrofe.
Entonces suponemos que los pirómanos abundan como una plaga. Psicópatas incontrolados poseídos por la fascinación de quemar. Sin embargo las pesquisas, los subterfugios, habituales no consiguen solapar a los principales causantes de la desertización. Al existir cada vez menos pastoreo, la broza y el matorral secos se convierten en un elemento de peligrosa combustión, tradicionalmente limpiado por la ganadería no estabulada.
Para conocer la condición de un Pueblo bastaría con ver el trato ofrecido por su administración a los infatigables guardianes de los rebaños, y la consideración social de los mismos. Se puede evidenciar la quijada del asno con la que los responsables políticos golpean con saña a Abel, el Pastor. Un normativismo restrictivo dificulta la dura profesión del conductor de ovejas o de cabras. Al funcionario público, allá en el empíreo de su despachito y sueldo fijo, no le duele en absoluto la trágica desaparición de la trashumancia, mientras fabrica ‘leyes’ ad hoc como churros. De los perjuicios derivados del cambio de reglamentación a capricho, nadie asume el pago de indemnizaciones por la salvaje retroactividad, generadora de ruina. Cierto ‘ecologismo’ deshumanizado ignora -cuando no aplaude en su fuero interno- el exterminio criminal de los que dependen de los animales para su supervivencia. Despreciando con soberbia ignorancia la esencial función de esos curtidos titanes, acostumbrados a los ciclos de la vida y de la muerte al ritmo ineluctable de las estaciones.
¿Qué tontería, no, en una globalizada economía con macroplantas procesadoras de cárnicos, envasados en coloridos plásticos, o con lo sano que es el vegetarianismo, qué pintan esos primitivos seres criando mamíferos? Se les puede abandonar sin ayuda alguna de ayuntamientos, diputaciones, de autonomías o del gobierno central. A no ser que tomemos conciencia que con la aniquilación de esos oficios ancestrales, la propia salud de la naturaleza misma queda herida de muerte, y por ende la de nosotros mismos.
La paleobotánica ha descubierto la importancia de garantizar la biodiversidad, en especial en los hábitats meridionales de Europa. Durante las glaciaciones gracias a la pervivencia de especies vegetales ibero-africanas en las sierras andaluzas, por ejemplo, al retirarse los hielos pudieron volver a recolonizar el continente. Solo en Sierra Nevada, o en el Parque Natural de Cabo de Gata, hay más número de endemismos que en Francia, Alemania y el Reino Unido juntos. Tesoro inapreciable para la humanidad.
Y ya puestos a hablar de tesoros podríamos aludir a una joya.  Se trata del riojano Alberto Garzón, dispuesto a convencernos con impudicia de su sexualidad heterosexual desbordante, en diversos posados por los media. Con tal de fabricar el liderazgo del Caballo de Troya de Podemos, para aprestarse a la menor oportunidad en finiquitar a Iglesias, en el politburó centralista serían capaces de vestir a su teleñeco de faralaes. El salva-gentes por encargo ha encontrado la solución al desgobierno o déficit democrático del Estado. Ahora junto su mentor Lara los epígonos del carrillismo se muestran favorables a roer el ‘chicle de McGyver’ del caudillo de los naranjas, Rivera. Empeñados en auparse al carro de la mamandurria a cualquier precio, pretenden investir a Pedro Sánchez, e impulsar la abstención de Ciudadanos. ¿Con el partido que ha propuesto suprimir las Diputaciones, aun condenando al mundo rural dependiente de ellas para su subsistencia? ¿Con los mismos a los que no les duele la precarización y desprotección de los trabajadores, lo cual dadas las anémicas cotas de consumo ha provocado el cierre de miles de empresas? ¿Más madera para el fuego, intrépidos paladines de la realpolitik?
Sentimos sana envidia al comprobar el apoyo a formaciones de izquierda soberanistas, en el norte peninsular, no solo de los obreros, también de autónomos, emprendedores, pequeños empresarios. Allí una clase no trata de exterminar a la otra con puñaladas traperas o ardides, se produce una tensión dialéctica constructiva que impulsa al conjunto de sus sociedades hacia adelante. Naturalmente eso no se da en las colonias del imperio nacionalcatolicista, travestido de progre o no. Aquí prima el ‘o César o nada’, el ‘yo ciego pero tú tuerto’… ¿o era al revés? Para los parias del ‘sur’ la política de máximos, inmaculada, mientras los espabilados septentrionales se llenan las faltriqueras a su costa, con su racional pragmatismo. No hay medias tintas en casa. Si eres empresario debes, al parecer, empuñar el látigo y machacar a tus obreros, y si se pertenece al proletariado lo inteligente consiste en arruinar la factoría o el negocio, sin importar que tus compañeros y sus familias se condenen.
De esta esquizofrenia se deriva el esperpento grotesco de tantos dirigentes de la ‘izquierda’ centralista en la periferia ‘sureña’. Su desvergüenza cuando los invitan a actos políticos en los Pueblos del norte peninsular se ha convertido en proverbial. Cruzar el Duero o el Ebro incita a una mayor transformación que sobrepasar los ríos del Hades Flegetonte, el del fuego, y el Leteo, el del olvido, con el cinismo por bandera. Al norte del Estado se tornan independentistas fervorosos. Al volver al Susanato otra vez las mismas cantinelas ideológicas con las que llevan fracasando cerca de medio siglo. No dejemos que la realidad nos estropee el constructo de la pura doctrina. Ciertos ‘izquierdistas’ en los Buldan (países de…) Al-Andalus, paradigmas colonizados del ‘modo de producción asiático’ del clásico, se transfiguran en Teresa de Calcuta: vindicadores de la pobreza, de la endémica morbilidad… para los demás, claro. Si cae enfermo uno libéranos domine de las listas de espera, y vayamos a las clínicas más caras, mejor a cargo del contribuyente. A ellos que no les pille la virtud sacramental de la penitencia, a salvo con sueldos de ‘revolucionario’ a tiempo completo, y jubilación de marajá a lo Valderas. Dada la situación de emergencia internacional del inducido subdesarrollo meridional, ¿a los adalides de la ‘igualdaz’ y de ‘la gente’ les escuchasteis alguna vez proponer que trabajen menos horas los de los sueldos blindados, para mitigar un desempleo que escandaliza al mundo entero? ¿Exhortar al menos a la ONGs para que desarrollen su labor en la Andalucía, Murcia, Extremadura o Canarias profundas, antes que dedicarse a mitigar penas donde Cristo perdió el poncho? ¿No, verdad? Qué casualidad, nosotros tampoco…
Por eso a nadie debe sorprender que del Tajo a las Columnas de Hércules, y hasta Las Palmas, las mareas ciudadanas se vuelvan resecas ramblas. Para los hipócritas o miopes bomberos pirómanos del rojerío desteñido, como para los del ‘andalucismo’ de campaña electorera, hace tiempo que la consideración de lo humano anda muy por debajo que la de las nobles bestias.
Al-Hakam Morilla Rodríguez
Coordinador de Liberación Andaluza. @lascultura
 
 
    Imprimir       Email

Gracias por elegirnos

  • ElGuadalope.Radio.(G180)

    logoElGuadalope.Es

    Con +2 millones de consultas

    ® T.N.C. 290.177

    www.elguadalope.es

    ©1917 ® 2009 EL GUADALOPE

    Con nuevos retos...

    EuroGlobalMedia
    WhatsApp
    Pincha y escucha... ElGuadalope.Radio.(G180)

    Actualidad, entrevistas, plenos y música 24h. 

  • Opinión lectores

  • Hemeroteca

Te podría gustar...

La Cita de Puigdemont y el Día Mundial de la Salud Mental…

Leer Más →