Cargando...
Estás aquí:  Portada  >  Hemeroteca  >  Noticias  >  Opinión  >  Con firma propia  >  Artículo actual

El progreso de estos tiempos

   /  17/10/2017  /  Comentar

    Imprimir       Email

Progresar es desarrollar nuestra capacidad de ser mejores

Hoy quizás debería escribir algo sobre los problemas de Cataluña o sobre los voraces incendios de Galicia, pero pienso que sobre todo ello hay mucha gente que escribe sesudos artículos o exabruptos incomprensibles, por ello dedicaré mi pequeño artículo semanal a otras cosas, que pienso pueden resultar útiles a los que se les ocurra leerme.

Cada vez que muestro mi desagrado por algunas de las cosas que pasan hay quien me advierte que estamos en otros tiempos, que hemos progresado y que esta es la época de la “pos verdad”, expresión que no logro entender, pues para mí las cosas son verdaderas o falsas.

Respecto del progreso, de que tanto se alardea, me parece que no hay tal progreso sino cambio. Progresar sería el proceso de llegar a ser cada vez de mejor manera mediante el desarrollo armónico de su propia naturaleza, pero lo que observo es que lo que hay es un mero cambio.

Nos dicen que hemos progresado al admitir que  hay varios tipos de familia, pero la familia progresaría si desde su intima naturaleza fuera desarrollando cada vez con más plenitud su papel de célula básica de la sociedad, donde los esposos consiguen unificar sus vidas en el amor y transmitirlo a sus hijos, pero si llamamos familia a cualquier tipo de unión temporal y evanescente, no hay tal progreso sino mero cambio, al que siguen denominando familia de forma engañosa e inapropiada. ¿Progresa la institución familiar con parejas del mismo sexo, que por su propia naturaleza no pueden procrear e intenten crear una falsa descendencia?

También nos quieren vender como progreso el divorcio, cada vez más exprés, cuando lo que nos ofrecen es simplemente el cambio de pareja, en una especie de poligamia sucesiva. La ruptura de una relación de pareja no es ningún progreso sino un fracaso lamentable y si hay descendencia una desgracia para los hijos. Las rupturas de pareja, con divorcio o sin divorcio, siempre son traumáticas.

También nos vende como progreso la libertad sexual y me pregunto si el ejercicio de la sexualidad como simple búsqueda de placer, sin freno ni compromiso, ¿hace progresar a las personas para llegar a ser mejores? Seguro que no. La sexualidad como algo sagrado para intercambiarlo en una relación de amor estable, en el que cada uno busca el bien del otro, sería un auténtico progreso personal. El libertinaje es destructivo, aunque se le llame “hacer el amor”.

Por supuesto que también pasa por progreso la difusión de todos los métodos anticonceptivos, incluido el aborto, que ha pasado de delito a derecho en una pirueta sorprendente. La rentable industria de los anticonceptivos facilitó la explosión de la libertad sexual, que no creo que nos haya hecho progresar como personas sino todo lo contrario. No hay tal libertad sino esclavitud y dependencia.

Habrá ocasión de reflexionar sobre otros muchos cambios en educación, en historia, en economía o en política que nos quieren hacer pasar como progreso, para lo que cuentan con multitud de medios de difusión.

Hay que utilizar la propia razón para no dejarnos engañar. Las cosas solo pueden ser verdad o mentira, nada de pos-verdades tramposas. Quizás sea más necesario ejercitarse en descubrir trampas que distraerse con vaciedades televisivas.

Francisco Rodríguez Barragán

    Imprimir       Email

Gracias por elegirnos

  • ElGuadalope.Radio.(G180)

    logoElGuadalope.Es

    Con +2 millones de consultas

    ® T.N.C. 290.177

    www.elguadalope.es

    ©1917 ® 2009 EL GUADALOPE

    Con nuevos retos...

    EuroGlobalMedia
    WhatsApp
    Pincha y escucha... ElGuadalope.Radio.(G180)

    Actualidad, entrevistas, plenos y música 24h. 

  • Opinión lectores

  • Hemeroteca

Te podría gustar...

El podrido escenario de la política

Leer Más →