Cargando...
Estás aquí:  Portada  >  Hemeroteca  >  Noticias  >  Opinión  >  Con firma propia  >  Artículo actual

Propósitos para un año que empieza

   /  31/12/2017  /  Comentar

    Imprimir       Email

San Francisco de Asís me ofrece un catálogo de propósitos que a mi ofrezco a quienes me lean

La pasada semana traté del balance de fin del 2017 y en esta que comienza el 2018 pensé que debía hacer algunos proyectos y propósitos a cumplir durante el año. Pero dada mi edad comprendo que no es ya el momento de hacer proyectos, aunque quizás sí de hacer algunos propósitos.

No he podido recordar si al principio del 2017 hice alguno y si lo hice ya me he olvidado Dándole vueltas a posibles propósitos, de golpe he recordado una oración atribuida a San Francisco de Asís, “hazme instrumento de tu paz”, la he leído y releído y quizás contiene un catálogo de buenos propósitos que voy a tratar de hacerlos míos.

Dice la oración que donde hay odio, yo ponga amor. ¿Podré hacerlo? Al menos me prohibiré  a mi mismo echar más leña al fuego de cualquier cuestión. Amparado en la libertad de crítica quizás me he dedicado a señalar a quienes, en mi opinión, son los culpables de tanto desaguisado. Vamos a ver si soy capaz de dejar de criticar y trate de amar a los que hasta ahora veía enfrente.

Sigue la oración diciendo que allá donde haya ofensa, yo ponga el perdón, donde haya discordia, yo ponga la unión. Son dos buenos propósitos que voy a tratar de cumplir en mi entorno como Dios me dé a entender. No ofender, perdonar siempre, evitar las discordias ¡casi nada!

Que donde haya error, yo ponga la verdad. Propósito difícil ya que habré de buscar humildemente la verdad, examinarla a fondo, pues a menudo “mi verdad” no es la verdad.

Que allá donde haya duda, yo ponga la fe. Mucha gente vive en la duda permanente ¿existirá Dios? Aquí mi propósito será transmitirles mi propia fe, aunque no me hagan caso.

Que allá donde hay desesperación, yo ponga esperanza, donde hay tinieblas, yo ponga la luz, donde hay tristeza, yo ponga la alegría. ¿Cómo podré cumplir estos propósitos? Necesito la ayuda de Dios para vivir en la esperanza, en la luz, en la alegría. Prometo pedirlas cada mañana y trataré con  todas mis fuerzas de rechazar la desesperación, la oscuridad, la tristeza.

El camino también lo ofrece San Francisco cuando pide que yo no busque tanto ser consolado como consolar, ser comprendido, cuanto comprender, ser amado, cuanto amar. ¿Seré capaz de consolar, comprender y amar a los demás, sean quienes sean? Me parece que me he metido en una aventura superior s mis fuerzas pero voy a intentarlo.

Dice San Francisco: Creo que es dándose como se recibe, es olvidándose de sí mismo como uno puede encontrarse, perdonando como se es perdonado, es muriendo como se resucita a la vida eterna, ¿Creo esto?.

Seguramente que habré pensado y otros también piensan que todo esto no sirve para nada, que lo importante es el poder, el dinero, el placer. Llevamos siglos tratando de hacer un mundo mejor y no parece que lo hayamos conseguido, pero la solución seguramente está en amar al prójimo hasta dar la vida por él. El Evangelio, de verdad, está por estrenar.

Que el 2018 sea un año diferente para todos.

Francisco Rodríguez Barragán

 

 

 

    Imprimir       Email

Gracias por elegirnos

  • ElGuadalope.Radio.(G180)

    logoElGuadalope.Es

    Con +2 millones de consultas

    ® T.N.C. 290.177

    www.elguadalope.es

    ©1917 ® 2009 EL GUADALOPE

    Con nuevos retos...

    EuroGlobalMedia
    WhatsApp
    Pincha y escucha... ElGuadalope.Radio.(G180)

    Actualidad, entrevistas, plenos y música 24h. 

  • Opinión lectores

  • Hemeroteca

Te podría gustar...

Seis detenidos y un investigado más por su implicación en robos y receptación en Caspe

Leer Más →